ACTUALIDAD

Un niño fue arrestado a los 13 años, ahora en Arabia Saudí lo quieren ejecutar

7 junio, 2019 Mario Ramirez

Un grupo de niños en bicicleta se reúnen en una calle polvorienta en el este de Arabia Saudita.

Con el pie en el pedal, Murtaja Qureiris, de 10 años, está a punto de dirigir al grupo de cerca de 30 niños. Él está usando pantalones vaqueros enrollados y chanclas negras en sus pies, y sonríe a la cámara que registra el evento. Puede parecer un paseo regular en bicicleta, pero el grupo está organizando una protesta.

Momentos después de partir, Qureiris se pierde en el mar de niños, luchando por mantenerse visible mientras levanta un megáfono y lo presiona contra sus labios. “¡La gente exige derechos humanos!”, grita.

Cuando era niño, Qureiris participó en demostraciones como este paseo en bicicleta, expresiones de disidencia en la Provincia Oriental de Arabia Saudita durante la Primavera Árabe de 2011.

Momentos después de partir, Qureiris se pierde en el mar de niños, luchando por mantenerse visible mientras levanta un megáfono y lo presiona contra sus labios. “¡La gente exige derechos humanos!”, grita.

Cuando era niño, Qureiris participó en demostraciones como este paseo en bicicleta, expresiones de disidencia en la Provincia Oriental de Arabia Saudita durante la Primavera Árabe de 2011.

Tres años después de haber sido filmado participando en la protesta en bicicleta, las autoridades sauditas arrestaron a Qureiris, que tenía 13 años. Viajaba con su familia a Bahrein cuando fue detenido por las autoridades fronterizas de Arabia Saudita en la autopista del Rey Fahd, que conecta a los dos países.

En ese momento, fue considerado por abogados y activistas como el preso político más joven en Arabia Saudita.

Ahora, a la edad de 18 años, Qureiris se enfrenta a la pena de muerte luego de haber estado recluido durante casi cuatro años en prisión preventiva, según ha sabido CNN.

“Sembrando sedición”

En abril, Arabia Saudita anunció que había ejecutado a 37 hombres que, según el grupo de derechos Reprieve, eran en su mayoría de la minoría chiíta del reino. El país tiene una de las tasas de ejecución más altas del mundo, y con frecuencia ha sido criticado por grupos de derechos por ejecutar a personas que eran menores en el momento de la comisión de delitos.

Qureiris tenía 10 años cuando cometió al menos uno de esos supuestos delitos en su hoja de cargos, según ha averiguado CNN. Fue acusado de acompañar a su hermano activista, Ali Qureris, en un viaje en motocicleta a una estación de policía en la ciudad de Awamiya, en Arabia Saudita, donde Ali supuestamente arrojó cócteles molotov a la instalación.

La edad de la responsabilidad penal en Arabia Saudita no está clara, pero en 2006 el reino le dijo al Comisión de los Derechos del Niño que la había elevado a 12, según Human Rights Watch.

Arabia Saudita también ha dicho previamente a las Naciones Unidas que no impone la pena de muerte a los presos condenados por delitos antes de la edad de responsabilidad penal.

Qureiris está siendo juzgado actualmente en un tribunal de terrorismo, donde la fiscalía lo ha acusado de pertenecer a “un grupo terrorista extremista”. Enfrenta otros cargos que van desde la violencia presuntamente cometida durante las protestas, incluida la ayuda para construir cócteles molotov, hasta disparar a las fuerzas de seguridad y marchar en el funeral de su hermano en 2011.

Qureiris negó los cargos y dijo que las confesiones, en las que se basó la Fiscalía, se obtuvieron bajo coacción, según ha sabido CNN.

El funeral de su hermano

Murtaja Qureiris tenía 11 años cuando su hermano murió participando en protestas que el reino describió como violentas.

En los videos del funeral del hermano mayor de Qureiris, los dolientes cantaron consignas antigubernamentales mientras la procesión llenaba una vía pública.

El video mostraba al padre del activista asesinado, Abdullah Qureiris, inclinado sobre el cuerpo cubierto, suplicando abiertamente a Dios que lo ayudara a lidiar con la ausencia dejada por la muerte de su hijo. Se lo ve besándolo una última vez antes de que el cuerpo sea llevado por un mar de dolientes.

Aunque la Fiscalía no ha responsabilizado a Qureiris por ninguna pérdida de vidas, CNN ha conocido que está tratando de imponer la forma más dura de la pena de muerte, que puede incluir la crucifixión o el desmembramiento después de la ejecución. Los fiscales argumentaron que su “siembra de sedición” justificaba el peor castigo posible, de acuerdo con la estricta interpretación del reino de la ley islámica Sharia.

Se presentó una hoja de cargos en la que se recomendaba la pena de muerte a Qureiris unos meses antes de cumplir 18 años. Otro de sus hermanos también ha sido encarcelado, y su padre fue detenido el año pasado, según activistas.

Qureiris ha pasado en régimen de aislamiento al menos un año y tres meses durante su detención, según ha sabido CNN.

“Confesiones extraídas”

En 2016, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas para la Detención Arbitraria discutió el caso de un menor saudí encarcelado a quien no nombró, pero cuya información coincidía con los detalles que CNN recopiló sobre Qureiris.

Su fecha de nacimiento, así como su lugar y fecha de arresto, fueron consistentes con el caso de Qureiris.

El Grupo de Trabajo de la ONU dijo en la sesión 77 del grupo en noviembre de 2016 que creía que el menor había sido torturado, sus “confesiones” habían sido “extraídas” y que su arresto fue arbitrario. También dijo que la detención violó las normas internacionales, de acuerdo con sus hallazgos publicados.

El Grupo de Trabajo de la ONU dijo que el menor probablemente fue detenido en relación con “su participación en manifestaciones pacíficas que piden justicia para algunos manifestantes que fueron asesinados y en los funerales de esos mártires”.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas para la Detención Arbitraria y el Relator Especial de las Naciones Unidas para la Tortura no respondieron a la solicitud de CNN de comentarios sobre el caso.

El activista saudita con base en Reino Unido Mohammad Daman, quien estuvo presente en varias protestas en 2011 en las que Qureiris participó, dijo a CNN que las manifestaciones fueron pacíficas. Dijo que Arabia Saudita no ha brindado evidencia fotográfica o de video de violencia cometida en ese tiempo.

Pero las autoridades sauditas han calificado con frecuencia como violentas las manifestaciones antigubernamentales en la provincia oriental del país, diciendo que los manifestantes atacaron tanto a las fuerzas de seguridad como a los civiles.

Los activistas dicen que las manifestaciones a favor de la democracia a menudo se encontraban con fuerza bruta, y que el movimiento fue finalmente sofocado por una ofensiva contra los activistas.

Menores en ese entonces

Si Arabia Saudita condena a muerte a Qureiris, se unirá al menos a otros tres presos ejecutados este año por delitos presuntamente cometidos antes de los 18 años.

CNN revisó los documentos judiciales que detallaban los casos de dos de tres hombres que eran menores en el momento en que cometieron presuntos delitos. Abdulkareem al-Hawaj, Mujtaba al-Sweikat y Salman Qureish fueron parte de la ejecución masiva de 37 hombres, la mayoría de los cuales eran chiítas.

Los tres fueron arrestados por la violencia que, según el gobierno, se cometió durante las protestas en la época de la Primavera Árabe. Pero la Fiscalía se basó en gran medida en las confesiones que los prisioneros dijeron que se extrajeron de ellos. En los procedimientos judiciales, dijeron que fueron torturados, confesiones hechas bajo coacción.

En Arabia Saudita, la pena de muerte solo puede ejecutarse por orden del rey Salman o su representante autorizado. El príncipe heredero Mohammed bin Salman se caracteriza frecuentemente por ser el viceprimer ministro del rey.

El manifestante desenmascarado

La represión contra los disidentes saudíes se ha intensificado desde 2015, cuando el rey Salman ascendió al trono, nombrando a su hijo, Mohammed bin Salman, para varios puestos poderosos. El joven príncipe ha encabezado un impulso para las reformas sociales y económicas en el reino, y ha buscado consolidar su gobierno en el proceso.

El príncipe heredero de 33 años ha ordenado que se reúna a decenas de clérigos, analistas, empresarios y príncipes de alto perfil, así como a defensores de los derechos de las mujeres que presuntamente fueron torturados y a quienes las autoridades acusan de tener “contacto sospechoso” con entidades extranjeras. El gobierno saudí ha negado repetidamente las denuncias de tortura.

En uno de los videos de Murtaja Qureiris obtenidos por CNN, se ve al niño de pie junto a su padre, quien se dirige a una multitud de manifestantes.

La mayoría de los manifestantes están enmascarados. Murtaja y su padre tienen la cara descubierta, algo que pudo haber facilitado que la familia quedara atrapada en la represión del gobierno contra los activistas.

“Murtaja (Qureiris) fue una de las únicas personas que no usaron máscaras durante las protestas”, recordó el activista Mohammad Daman. “Y siempre estuvo con su papá (Abdullah)”.

En las imágenes, Abdullah está vestido con un thobe marrón, normalmente reservado para los ancianos de una tribu árabe, y hablando en un megáfono mientras otro manifestante sostiene un Corán sobre su cabeza.

“Prometemos a los mártires que continuaremos nuestras marchas”, dice Abdullah Qureiris.

De pie junto a él está Murtaja Qureiris con una máscara de esquí en la cabeza, que aparentemente se la quitó de la cara. Mira a la cámara, sonríe y se aleja, sin darse cuenta de lo que le enfrentará en el futuro.

Lee más: Hombre es arrestado cuando pensaba detonar explosivos en Time Square

Comentarios

comentarios


ETIQUETAS


RELACIONADOS