ACTUALIDAD

No juegues con tu corazón: relación entre muerte súbita y ejercicio

31 julio, 2017 Marco Sajquin

En este caso no se trata de un desengaño de tipo amoroso, sino del cuidado a tener con el órgano principal de nuestro cuerpo. Pero la frase queda perfecta, pues aquí te mostramos las precauciones que tienes que tener con tu corazón si practicas o piensas practicar una actividad física o deportiva.

Beneficio con cautela

Si bien es cierto que el corazón es el principal beneficiado en la práctica del deporte, también es claro que algunos esfuerzos son negativos para él. Y no se trata solamente de esfuerzos mayores, ya que un simple entreno puede ser perjudicial si las condiciones del órgano no son buenas.

Según el cardiólogo Ricardo Muñoz la evaluación para descartar problemas en el corazón debe efectuarse una vez al año, esto si no existen factores de riesgo, como diabetes, tabaquismo u otros, que exigen que el examen sea más seguido.

“Una persona debe evaluar su corazón por medio de un electrocardiograma y otros exámenes antes de los 30 años, pero también es fundamental conocer el historial familiar para saber si se tiene más riesgo de padecer del corazón”, explica.

Una experiencia impactante

Es claro que la muerte de un joven deportista es algo que se sale de explicación.  Socialmente se tiene la imagen de que un atleta es una “persona sana” y, por ende, el impacto de su muerte en esas circunstancias es duro. En los últimos días, Guatemala vivió un hecho de esta índole, cuando un joven de 24 años murió en los Campos del Roosevelt en la zona 11.

En estas condiciones, como asegura el experto Diego Iglesias, el incremento de la práctica de actividades deportivas demanda una mayor información sobre las recomendaciones para su práctica segura. Aduce que el reto es “educar y concientizar” para promover exámenes preventivos y un adecuado acondicionamiento psicofísico.

La muerte súbita

Una persona puede nacer con trastornos de todo tipo en el aparato cardiovascular, pero también alguien que no tiene esos antecedentes, debe someterse a un examen anual.

“La evaluación se hace más necesaria si alguien que aparentemente está bien en la familia  ha tenido la muerte súbita o deceso repentino por una falla cardiaca”, añade Muñoz.

Tal vez te interese leer: Futbolista que colapsó sufre “daño cerebral permanente”

Ese “final inesperado” puede ser a causa de una fibrilación ventricular o el infarto agudo al miocardio en personas mayores de 35 años; y en las jóvenes, miocardiopatía o canalopatía, entre otras, que son de origen congénito no diagnosticado.

Este riesgo aumenta si se trata de un deportista con un entrenamiento intenso. Por ello hemos visto a atletas, como futbolistas, que han muerto en plena faena. La clave, según el doctor César de la Vega, es ser evaluado por un especialista.

“Si se tiene el objetivo de obtener marcas o competir, deben antes evaluarse con su médico de cabecera. Hay que recordar que los síntomas pueden ser sutiles, lo cual se vuelve más importante si empieza a ejercitarse luego de los 35 años, cuando el riesgo de padecer del corazón crece”, declara.

Los principales síntomas para ponerse en alerta son falta de aire, desvanecimientos, palpitaciones y opresión en el pecho.

Pero esto no quiere decir que sólo en el deporte debas preocuparte, pues existen otras actividades físicas que pueden ser extenuantes. “Además, si alguien, por ejemplo, escalará un volcán, es pertinente evaluarse por cualquier situación que ocurra. En resumen, la precaución es anticiparse si tenemos planeado hacer un sobreesfuerzo”, analiza Muñoz.

Los expertos recomiendan las siguientes precauciones antes de una práctica deportiva de más intensidad:

Para una competencia, no fumar 3 horas antes ni 3 horas después

No ejercitarse luego de comer

Hidratarse antes, durante y después

Realizar un calentamiento

No practicar deporte con una enfermedad o en estado febril

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS