ACTUALIDAD

¡No se hagan los valientes! Los hombres también se deprimen

7 julio, 2017 Redaccion Canal Antigua

Todos podemos padecer de depresión, la cual es un un trastorno de salud serio, pero muchos hombres tratan de ignorarla o rechazan el tratamiento.

¿Te sientes irritable, aislado o retraído? ¿Te has dado cuenta de que trabajas todo el tiempo? ¿Bebes demasiado? Estas estrategias nada saludables de adaptación pueden ser pistas de que tienes depresión masculina. Estos comportamientos determinan cómo afecta a los hombres y a las mujeres.

Por varias razones, y con frecuencia, la depresión masculina no se diagnostica y puede tener consecuencias devastadoras cuando no se trata.

Señales y síntomas de la depresión masculina

Foto cortesía de Clínica de Mayo

Pueden ser diferentes en los hombres y las mujeres, aunque no está claro por qué. Los hombres tienden a usar destrezas distintas para el afrontamiento, tanto sanas como no muy sanas, de aquellas que usan las mujeres. Probablemente se incluyen varios factores, como la química cerebral, las hormonas y las experiencias en la vida.

Como las mujeres, los hombres con depresión pueden:

• Sentirse tristes, sin esperanzas o con sensación de estar vacíos.
• Sentirse extremadamente cansados.
• Tener dificultad para dormir.
• No gozar de las actividades que disfrutaban en el pasado.

Depresión masculina

Otros comportamientos en los hombres, que pueden ser señales de depresión, pero no reconocerse como tales, incluyen:

• Comportamiento escapista, como pasar mucho tiempo en el trabajo o en los deportes.
• Consumo excesivo de alcohol o de drogas.
• Comportamiento controlador, violento o abusivo.
• Irritabilidad o ira inapropiada.
• Comportamiento riesgoso, como conducir en forma imprudente.

Como estos comportamientos podrían señalar o coincidir con otros problemas de salud mental, la ayuda profesional es la clave para un diagnóstico preciso y tratamiento apropiado.

Sin diagnosticar

Con frecuencia, la depresión en los hombres no se diagnostica por varias razones, incluyendo:

No reconocer la depresión como tal. Hay otros síntomas como dolores de cabeza, problemas digestivos, fatiga, irritabilidad o el dolor crónico pueden indicar depresión.
Restar importancia a las señales y los síntomas. Puedes no reconocer cuánto te afectan tus síntomas o no querer admitirte a ti mismo, o a alguien más, que estás deprimido.
Negarte a hablar de los síntomas de depresión. Al ser hombre, puedes no estar cómodo hablando sobre tus sentimientos con familiares o amigos, por no mencionar con un profesional médico. Como muchos hombres, puedes haber aprendido a enfatizar el autocontrol.
Resistirte al tratamiento de salud mental. Puede que te niegues a obtener ayuda porque te preocupa que el estigma de depresión pudiera dañar tu carrera o hacer que tus familiares o amigos te pierdan el respeto.

Pero es importante que el paciente sea diagnosticado. Aun si es grave, la depresión usualmente mejora con medicación o terapia psicológica (psicoterapia), o ambas.

Destrezas de afrontamiento

El tratamiento con un médico o profesional de salud mental puede ayudarte a aprender destrezas de afrontamiento sanas. Éstas pueden incluir:

Metas. Establece metas realistas y prioriza las tareas.
Apoyo. Busca apoyo emocional en tu pareja, familiares, o amigos.
Afrontamiento. Aprende maneras de manejar el estrés, como la meditación o la consciencia plena, y desarrolla la capacidad de resolver problemas.
Decisiones. Retrasa la toma de decisiones importantes, como un cambio de empleo, hasta que mejoren tus síntomas de depresión.
Actividades. Participa en actividades que disfrutes, como juegos de pelota, pesca o un pasatiempo.
Salud. Vive un estilo de vida saludable, incluyendo alimentación sana y ejercicio regular, para ayudar a promover una mejor salud mental.

Hay muchos tratamientos efectivos para la depresión, así que no trates de “hacerte el valiente” y no trates de luchar contra la depresión solo, las consecuencias podrían ser devastadoras.

 

*Con información de Mayo Clinic

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS