ACTUALIDAD

“Nosotros somos el anzuelo, lo importante es la droga” Elí, uno de los migrantes retornados

22 junio, 2017 Marcela Lopez Galvez

Correr o no correr, resistir o ceder, eran las palabras que resonaban como pelea interna en la cabeza de Elí García, de 47 años, durante la redada en el desierto de Arizona en la que él junto a otros 19 migrantes, fueron capturados por la policía norteamericana.

Este miércoles 21 de junio, 101 guatemaltecos fueron repatriados por los Estados Unidos Americanos.

Para Elí, la travesía que inició el 16 de mayo terminó sin victoria. Por más de 15 días entre encierros y largas caminatas, él y el resto de indocumentados fueron llevados en camiones desde Guatemala hasta México, en donde un guía cascarrabias se vuelve el mandamás.

Familias de migrantes deportados a la espera de su salida por la Fuerza Aérea / Foto: Marcela Gálvez

Esta es la segunda vez que cruza la frontera, la primera fue en 1991 y a decir de Elí, cruzarla ahora es totalmente diferente a 20 años atrás.

Antes uno se iba y daba miedo el camino, la migra, pero allí no más, ahora el peligro está en todos lados, todo está dominado por el narco y los cárteles que se pelean territorios”, comentó Elí.

En 2010 decidió regresar a Guatemala porque deseaba formar una familia, con él venían sus ahorros y las ganas de empezar un “negocito”. Siete años después, el negocio de la agricultura “no dió bola”, sus dos hijos han tenido problemas de salud y la economía familiar no se ha logrado levantar.

Migrantes a su regreso de Estados Unidos / Foto: Cortesía

Sin precisar el día y con desconocimiento de la hora, el descanso entre la maleza y la escasa sombra fue el escenario perfecto para que migración realizara su cacería.

Yo no corrí porque cuando ellos le ponen el ojo a uno, ya no se sale, algunos corrieron, pero nos tenían rodeados, vinieron las patrullas, bajó el helicóptero, si viera eso parece como si es una película, pero en realidad cuando los vi, pensé “gracias a Dios, Dios sabe porque”, expresó.

A decir de Elí, descansar entre la maleza para terminar en una redada no fue lo peor.

Migrantes abordando “La Bestia” para la travesía hacia Estados Unidos / Foto: Flickr Mittchel Alcantara

Durante los días previos a ser dejados en el desierto, los camiones con doble fondo y casas abandonadas fueron su hogar, pero diferente a su viaje en 1991, ellos serían uno de los ilícitos que los vehículos transportaban.

Yo me espanté cuando nos dijeron “no se preocupen que aquí no llevamos más nada”, y que si sí, eran narcotraficantes, llevaban droga. Ellos cuidan más la droga, a nosotros nos usan como una carnada, para despistar y si caemos por otro lado la siguen pasando, me dio mucho miedo”, puntualizó Elí.

El encierro en casas rodeadas de hombres armados consumiendo estupefacientes y dando tiros al aire, es la manera en la que los migrantes juegan a tirar la ficha con su vida. Elí piensa que no es buena idea volverlo a intentar, los controles y tecnología para localización de migrantes han aumentado en el gobierno de Donald Trump y según sus compañeros, cada día será peor.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS