ACTUALIDAD

Origi, el héroe contra el Barcelona, sentencia la Champions League para el Liverpool

1 junio, 2019 Marco Sajquin

El Liverpool se alzó con su sexta Copa de Europa, al derrotar 2-0 al Tottenham en la final de la Champions League celebrada en el Wanda Metropolitano. Otra vez, Divock Origi fue determinante para el club red.

Fiesta prematura

La casa del Atlético de Madrid vivió una auténtica fiesta en las gradas, teniendo como protagonistas a una bulliciosa afición red.

Antes, como ya es costumbre y a la usanza de los espectáculos deportivos de EE.UU., los Imagine Dragons dieron un recital recortado para prender a los aficionados.


Pero luego, pareció que ni siquiera se había desmontado el escenario, cuando los aficionados del Liverpool, pudieron ser más bulliciosos.

Los reds buscaban la revancha luego que la temporada pasada perdieron la final de forma horrible ante el Real Madrid.

Y es que no pasaba ni el segundo minuto, cuando una mano polémica de Sissoko, dio la oportunidad al Liverpool para adelantarse en el marcador.


El árbitro Skomina no dudó y marcó los once pasos, luego que un centro de Mané chocó en el brazo levantado de Sissoko que parecía «ordenar» a la defensa ante el balón que iba a bañarlos.

En las redes sociales, entre neófitos y expertos, surgieron las dudas sobre si el penal tuvo que ser marcado.

Fútbol discreto

Del primer tiempo, no hay mucho más qué mencionar, más que un disparo de Robertson que pudo despejar por arriba Hugo Lloris.

En el lado de los spurs, Kane, Son y Alli, no lograron cuajar una jugada para inquietar a Alisson.

Incluso, hacía pensar en un craso error de Pochettino en no alinear al héroe Lucas Moura, sin olvidar de que en sus pies surgió el pase para disputar la primera final de Champions en su historia.

En consecuencia, un primer tiempo discreto para la expectativa que se había armado, luego de los heroicos pasos en semifinales de ambos.

Dos héroes en la banca

En el segundo tiempo, los spurs intentaron de nuevo dominar la pelota, pero sin mucho peligro.

Sin embargo, había más ritmo por parte de ambos cuadros. De esa cuenta, Dele Alli tuvo una a los 54 minutos, cuando su remate fue bloqueado por la defensa red.

Firminho, que llegaba algo tocado, salió a los 57 minutos, sin pena ni gloria.

Ingresaba Origi, un protagonista de la hazaña contra el cuadro culé que ya se hacía con el «triplete».

Y también, otro que quizá no fue «bien pagado» por su entrenador, pues al igual que Moura, le debe mucho su club el sitio en la final.

Y no es para menos: un hat trick de Moura contra el Ajax y un doblete de Origi contra el Barcelona. Juzgue usted.

Pero llegó el turno del brasileño. Moura ingresó a los 65 para sustituir a un Winks irrelevante.

Y en el 79, luego de un rebote, el héroe de Ámsterdam, tuvo un remate que recordó el que de forma agónica acabó con el Ajax.

El surcoreano Son, el mejor para los spurs, remató y forzó a Allison para que Moura dejara sin aliento a los aficionados de ambos bandos.

A los 83, una falta que tuvo que ser revisada en el VAR, permitió un tiro libre peligroso para los spurs.

El resultado, fue un tiro directo que Allison quitó a Eriksen al segundo palo. El tiro de esquina fue más dramático, pero el remate de Son con la cabeza, salió desde el fuera de lugar.

Pero llegó el minuto 87, cuando desde las sombras, Origi sentenció la final para el Liverpool, con un gran remate luego de un tiro de esquina.

El joven belga se convirtió así en otro de los héroes que el Liverpool debe tener en su parnaso de Anfield.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS