ACTUALIDAD

Rumbo al altar, debía llevar los anillos pero se quedó dormido

4 noviembre, 2017 Anamaria Arroyo Diario Digital

La regla es no robarle las miradas a la novia el día de su boda. Aunque en contadas ocasiones, se puede perdonar. Por ejemplo, cuando eres el pequeño hijo de los novios y te quedas dormido camino al altar.

Como un ángel dormido

En la boda de Roselee Sadek, su hijo Maxen tenía que llevar los anillos al altar. Lo haría en un pequeño carro de control remoto. Lo que no sabían es que la hora de la siesta había llegado y él la iba a tomar sí o sí. Mientras que un adulto conducía el auto desde atrás, el pequeño se acomodó, cerró los ojos y a soñar.

https://www.instagram.com/p/BamLeq-BFwL/

A pesar de todas las risas y las exclamaciones de ternura, Maxen continuó durmiendo. Lo acomodaron mejor en su auto y continuó su siesta a plena boda de sus padres.

Información: Caracol, Mashable, Pickle.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS