¿Puede el matrimonio sobrevivir al coronavirus?

0
649

Incluso para aquellos de nosotros con los matrimonios más felices y estables, el distanciamiento social para combatir el covid-19 provee algunos serios desafíos para nuestras respectivas uniones.

Estamos confinados a espacios pequeños con nuestras parejas, con poco o ningún respiro. Tenemos que equilibrar nuestra vida profesional y personal, 24 horas al día, siete días a la semana. Añade niños pequeños (o incluso adolescentes) a la mezcla y puede ser una receta para el desastre— o, peor aun, un divorcio.

CNN habló con varios terapeutas licenciados en Matrimonio y Familia, psicólogos clínicos y personas casadas sobre cómo asegurarte de que tu unión no sea una víctima de la pandemia de coronavirus.

Comunicar, comunicar, comunicar

El secreto de cualquier relación saludable es comunicación.

Es cierto en circunstancias normales, y en tiempos de coronavirus. Para algunos, esto podría significar reuniones periódicas para compartir actualizaciones de lo que viene próximo. Para otros, podría ser un registro diario donde califican como cada persona se siente física y emocionalmente. Michele Weiner-Davis, una terapeuta matrimonial y familiar en Boulder, Colorado, dijo que no importa tanto cómo se comuniquen las parejas durante cierres parciales por coronavirus, sino simplemente que intenten hacerlo.

“Los mayores desafíos que he enfrentado hasta ahora son los casos en que ambos cónyuges miran lo que está sucediendo con lentes diferentes— una persona piensa que el cielo se está cayendo y la otra persona piensa que la gente está exagerando la situación”, dijo Weiner-Davis, quien tiene una concurrida práctica de teleterapia.

“Cuando la gente tiene diferentes perspectivas, tienen diferentes ideas de lo que se debe hacer, y la única forma de solucionarlo es comunicándose”.

Acoge el espacio

La mayoría de las parejas pasan la mayor parte del día separados—al menos una persona sale de la casa para ir a trabajar. Ahora, sin embargo, debido a compañías que ordenan a los empleados que trabajen desde casa y cierres obligatorios del gobierno, ambas personas deben pasar casi todo su tiempo bajo el mismo techo.

Particularmente para las parejas que viven en hogares más pequeños, este escenario puede hacerlos sentir que ninguna de las personas tiene mucho (o algún) espacio personal.

Por esta razón, muchos expertos sugieren reconocer la importancia del tiempo a solas. Alev Ates-Barlas, terapeuta del estado de Nueva York, dijo que intenta enseñar a parejas a identificar si son individuos que necesitan de un compañero para regular sus emociones, o individuos que encuentran consuelo en regular sus propias emociones.

“Es importante que las parejas sepan donde caen en estas dos categorías para que no terminen asumiendo que tu necesidad de regulación es en realidad una necesidad de tu pareja”, dijo.

“Si tú sabes que tu pareja es un autorregulador, entonces no debes perseguirlos o involucrarlos”, dijo Ates-Barlas. “Una vez que tú te regulas, escuchar atentamente puede ser una buena manera de eliminar las causas de fricción y usar eso como una oportunidad para mayor comprensión y aprendizaje mutuo”.

En otras palabras, Ates-Barlas dijo que la mejor manera de superar una situación tensa con tu pareja en las próximas semanas podría ser ponerse los auriculares y meditar, o sentarse tranquilamente en un rincón.

A veces, ella dijo, “todo lo que se necesita es un rincón tranquilo en tu casa por cinco minutos”.

Mantener la levedad

En los días posteriores a las súplicas del gobierno para participar en el distanciamiento social, es posible que hayas visto un tuit de la escritora y editora Molly Tolsky que sugiere a las parejas que repentinamente se ven obligadas a trabajar desde casa juntos, que deberían crear un compañero imaginario de trabajo al que puedan culpar de los desacuerdos.

“Consejo pro para parejas que de repente trabajan juntas desde casa”, tuitió Tolsky. “Consíganse un compañero imaginario de trabajo para culpar las cosas. En nuestro apartamento, Cheryl sigue dejando sus vasos de agua sucios por todas partes y realmente no sabemos que hacer con ella”.

Alexandra Fondren, una profesional de relaciones públicas en el norte de California, tomó el consejo muy en serio.

Inmediatamente, ella y su esposo comenzaron a culpar a “Cheryl” por todas las cosas que uno de ellos hizo para molestar al otro.

“Nunca había notado que Cheryl era tan adicta al chocolate”, escribió Fondren en un correo electrónico reciente, en tono de burla. “Escuché que es una enfermedad fácil de ocultar, pero las envolturas vacías que se encuentran alrededor de toda la ‘oficina’ son esclarecedoras, principalmente porque ninguno de los contenidos fue ofrecido alguna vez a sus compañeros de trabajo.

Otras parejas han encontrado consuelo en compartir historias de videoconferencias relacionadas con el trabajo que salieron mal. Algunos incluso han adoptado #CovidConfessions, o sea #ConfesionesCovid, un fenómeno de las redes sociales a través del cual las personas comparten verdades sobre las vidas que mantuvieron en secreto hasta la pandemia.

Establecer rutinas

Nadie está familiarizado con “la nueva normalidad” del distanciamiento social todavía, y con las noticas sobre la pandemia cambiando rápidamente, cada día trae consigo una nueva realidad.

En medio de este tumulto constante, Lee Miller, una terapeuta matrimonial y familiar en el oeste de Los Ángeles, dijo que es aconsejable crear nuevas rutinas para dar sentido y propósito a la vida mas allá de lo mundano. Específicamente, Miller dijo que asignará roles cada día: quien cocina, quien limpia, quien contesta el teléfono, entre otros.

“Esto ni siquiera se acerca a una situación típica, lo que significa que hay una serie de roles diferentes que ambos socios tendrán que desempeñar mientras trabajan a través de la realidad actual,” dijo. “Es muy importante programar un tiempo para sentarse y hablar sobre cuales son sus expectativas el uno del otro durante este tiempo”.

En Nueva York, Carrie Ingoglia y su esposo Ron Richards han ideado una estrategia ganadora para equilibrar el trabajo desde casa en un apartamento de 53 metros cuadrados y la crianza de gemelos de 15 meses.

Richards intenta programar llamadas de trabajo cuando es probable que los bebés tomen una siesta. Ingoglia los lleva a caminar cuando Richards necesita concentrarse. Ambos dejan de trabajar por completo durante las comidas de los bebés. Los adultos hacen un gran esfuerzo para animarse mutuamente.

“Esto no quiere decir que no peleemos porque lo hacemos,” dijo Ingoglia, una directora creativa. “Pero nos conocemos lo suficiente para saber que un momento de disputa no es un reflejo de nuestro compromiso.

Consigan terapia

Todos estos consejos son un buen comienzo. Para asistencia comprensiva en manejar situaciones difíciles y potencialmente sensibles, siempre es buena idea buscar una nueva relación con un terapeuta capacitado.

Holly Daniels, directora gerente de asuntos clínicos de la Asociación de Terapeutas de Matrimonio y Familia de California, dijo que la terapia regular puede ayudar a las personas a superar incluso la ansiedad más intensa.

“El hecho de tener a alguien con quien hablar, alguien que pueda ayudarte a resolver algunos de esos problemas difíciles, es invaluable”, dijo Daniels, una terapeuta con una práctica privada en Los Ángeles. “Ahora más que nunca, los terapeutas se están volviendo indispensables para brindar a las personas las herramientas que necesitan para superar cualquier situación”.

Afortunadamente, hoy es más fácil que nunca conectar con un terapeuta.

A partir del 17 de marzo, la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que hace cumplir la Ley de Responsabilidad y Portabilidad del Seguro de Salud (HIPAA por sus siglas en inglés) dijo que no impondría sanciones contra los proveedores cubiertos por el incumplimiento de las normas de HIPAA relacionadas con la disposición de servicios de telesalud durante este tiempo.

Eso significa que un proveedor que necesita proporcionar servicios de telesalud a sus pacientes durante este tiempo puede usar plataformas que de otro modo no serian compatibles con HIPAA, como Zoom, FaceTime o Skype. Muchos gobiernos estatales hicieron decretos similares.

*Con información de CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí