ACTUALIDAD

¿Puede hacer la OPEP que suba el petróleo?

11 mayo, 2017 Redaccion Contrapoder

Escrito por Edgar René Ortiz Romero

El petróleo: una historia de oferta y demanda

Si algo podemos aprender es que el desplome de los precios del petróleo responde a las fuerzas de la oferta y la demanda. Por el lado de la demanda, una menor actividad económica en el mundo, especialmente en China, influyó a la baja en el precio del petróleo. En efecto, las proyecciones de la Agencia Internacional de Energía mostraron que la demanda se debilitó en 2014 aunque mejoró en 2016.

No obstante, no cabe duda de que fue del lado de la oferta donde se dio el cambio más significativo. Se ha hablado mucho del fracking y de cómo esta tecnología, implementada especialmente en Estados Unidos, dio un golpe en la oferta de petróleo. Tan solo entre 2008 y 2014, la oferta de Estados Unidos aumentó un 76 por ciento.

Este shock en la oferta de petróleo y la débil demanda, vista en 2014 y 2015, han hecho que nos acostumbremos a sus bajos precios. En 2016, el precio promedio del barril de WTI cotizó a $43.15, mientras que hasta junio de 2014 estuvo por encima de los $90. Es decir que en tan solo un año el precio del barril cayó un 43 por ciento.

El shock en la oferta no durará para siempre. Las épocas de precios altos hicieron rentables nuevas formas de producción, cuyo costo marginal es mayor. En la medida que los precios se mantengan bajos, algunos productores podrían salir del mercado y habrá un reajuste en el precio. Sin embargo, hay buenas razones para pensar que difícilmente veremos el petróleo a los exorbitantes precios de comienzos de 2014.

La gran pregunta que muchos se hacen es: ¿por qué la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no ha “actuado” para evitar que el precio se mantenga bajo? Para contestar esta pregunta, primero debemos contestar si la OPEP es capaz de manipular los precios.

¿Es la OPEP un cartel?

Los economistas definen un cartel como aquel grupo de productores que se unen para coludir en el mercado. Esto es, un grupo de productores que se ponen de acuerdo para restringir la oferta y mantener el precio a un nivel que les garantice ingresos mayores. Sin embargo, para que esto sea posible los miembros del cartel deben tener una “posición dominante en el mercado”.

Aunque para muchos economistas la OPEP es un cartel, esta afirmación tambalea si vemos los datos históricos. Roberto Aguilera y Marian Radetzki en su libro The Price of Oil nos dan evidencia de que históricamente no han sido capaces de actuar como un cartel. Si bien la política de la OPEP siempre ha consistido en fijar cuotas máximas de producción, con el fin de mantener la oferta por debajo de cierto nivel, esas “cuotas” rara vez se respetan y por lo general los países miembros han producido a un 94 por ciento de su capacidad. Una restricción bastante tímida.

Por otra parte, el market share de la OPEP no deja tan claro que tengan una posición dominante en el mercado que les permita “manipular” directamente en los precios. Según Aguilera y Radetzki el market share de la OPEP ha rondado entre el 31 y 56 por ciento. Parece mucho, pero si lo comparamos con otros minerales como la bauxita, donde hay una concentración de la oferta del 73 al 81por ciento, resulta poco.

Recientemente, la OPEP anunció que esperan llegar a un acuerdo para ampliar el plazo de las cuotas a la oferta que acordaron. Ciertamente las cuotas que fija la organización ejercen alguna influencia en el precio, pero eso no los convierte en un cartel. Ya veremos en el futuro si las continuas medidas de la OPEP consiguen elevar el precio o si nuestra explicación, de que no tienen capacidad de mover los precios, se sostiene

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS