Canal Antigua

Somos información

¿Qué pasó con el anillo de diamante rosa de J.Lo?

4 minutos de lectura

A principios de la década de 2000, era imposible escapar de «Bennifer». Los rostros de Ben Affleck y Jennifer López aparecían en las portadas de los tabloides y en las pantallas de televisión, con fotos que mostraban a la pareja abrazada en las terrazas de los hoteles, robándose besos en los restaurantes y dando románticos paseos en yate.
Si todo esto te suena increíblemente familiar, es porque la historia de los famosos se repite: parecen ser pareja una vez más, y parece que repiten sus momentos más fotografiados.

Para aquellos que necesiten una recapitulación, la pareja se comprometió en 2002 después de avivar su romance en el set de «Gigli». Sin embargo, pusieron fin a su relación dos años más tarde, apenas unos días antes de la boda. Aunque no se sabe exactamente cuando «Bennifer» comenzaron a salir de nuevo, Affleck fue fotografiado visitando la casa de López en abril de este año, poco después de que ella y Alex ‘A-Rod’ Rodríguez anunciaran que su relación de cuatro años había llegado a su fin.

Con la nostalgia de «Bennifer» en lo más alto después de que la cantante y actriz compartiera una publicación de cumpleaños en Instagram en la que se besan, algunos usuarios de Twitter se han preguntado qué pasó con el anillo de diamante rosa de 6,1 quilates con el que Affleck le propuso matrimonio originalmente.

J.Lo anillo

Después de su compromiso en 2002, el diamante rosa de Harry Winston se convirtió en uno de los anillos de compromiso de celebridades más reconocidos de todos los tiempos. Otros famosos no tardaron en seguir su ejemplo: Nick Cannon le propuso matrimonio a Mariah Carey con un anillo de diamante rosa de 17 quilates en 2008, y Ryan Reynolds le propuso matrimonio a Blake Lively con uno de 12 quilates en 2012. La tendencia de los diamantes rosas va más allá de los anillos de compromiso: en febrero, el rapero Lil Uzi Vert se hizo un piercing de US$ 24 millones y 10 quilates en la frente, aunque ya se quitó la gema.

Según Sally Ryder, fundadora de Ryder Diamonds y Diamond Marketplace, el anillo de López iba en contra de las tendencias de la época. En la década de 2000, dijo Ryder, el mercado se inclinaba por los anillos de compromiso de diamante blanco «solitario», que presentan una sola piedra engarzada en una banda.

«Según mi experiencia, el solitario de un quilate era el anillo de moda», dijo en una entrevista telefónica. «El solitario clásico de seis (puntas) de Tiffany & Co. era el anillo de compromiso soñado».

En cambio, la elección de Affleck, de corte esmeralda y color rosa, fue inusual, especialmente porque los diamantes rosas no eran «tan conocidos» a principios de la década de 2000, dijo Ryder.

En ese momento, López confirmó su compromiso con Affleck en una entrevista con Diane Sawyer, describiendo cómo le lanzó la pregunta después de llenar su casa familiar con velas y cubrir el suelo con una «manta de pétalos de rosa». Con su canción «Glad» sonando de fondo, Affleck le leyó una carta de amor y reveló el anillo, pero ella dijo que estaba tan abrumada que no se atrevió a mirarlo.

«Él tenía el anillo fuera, pero yo no quería mirar el anillo porque me di cuenta de que era rosa», dijo a Sawyer. «Y yo estaba como, ‘No puede ser rosa además de esto’. Era demasiado para mí».

Cuando finalmente miró, López dijo que era la «cosa más maravillosa» que había visto en su vida, lo cual es un gran elogio, dado que era su tercer anillo de compromiso.

Ryder identificó la piedra central de López como un diamante rosa «fancy intense», un término utilizado por los expertos en gemas para describir piedras con un color fuerte y saturado, una cualidad que aumenta su valor. Estimó que Affleck probablemente pagó unos US$ 2 millones por el anillo en 2002, y dijo que probablemente le costaría al menos US$ 6 millones en la actualidad.

diamante

En la última década, se han desatado grandes guerras de ofertas por gigantescos diamantes rosas en las casas de subastas. En 2017, el récord de la piedra pulida más cara lo batió un diamante rosa de 59,6 quilates, rebautizado como «CTF Pink Star», fue adquirido por US$ 71,2 millones. Al año siguiente, un diamante de 18,96 quilates conocido como «Pink Legacy» se vendió por US$ 50 millones, un récord de subasta para el precio pagado por quilate para un diamante rosa.

El valor del anillo de López podría dispararse, ya que la mina de diamantes Argyle de Australia, que antes producía más del 90% de los diamantes rosas del mundo, dejó de operar el año pasado. Si es que todavía lo tiene.

Para alegría de los fans de «Bennifer», es muy probable que lo tenga, según su antiguo publicista Rob Shuter. Según declaró a Access Daily en mayo: «Que yo sepa, Jen nunca devolvió el anillo».

 

*Con información de CNÑ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *