ACTUALIDAD

¡Quítate los prejuicios y aprende a cocinar! Te conviene…

25 junio, 2017 Marco Sajquin

Por lo general, el hombre solo se asoma a la cocina a “pellizcar” lo que la mujer prepara. Pero en un mundo actual que demanda más autonomía, se vuelve una necesidad aprender a cocinar. Así que ponte el delantal y mira estos consejos para dar tus primeros pasos en el mundo culinario.

Ármate de ideas

El primer paso es adquirir un buen libro de cocina o, si está en tus posibilidades, tomar un curso. “Ahora hay mucho tutorial y la gente aprende a cocinar por Internet, por ejemplo por Youtube, lo cual es un buen comienzo”, explica Wilson Marroquín, aficionado de la cocina, que recomienda este sitio.

Consultado un hombre soltero que vive solo, detalla que la “necesidad” le llevó a aprender de cocina. “Yo he vivido solo muchos años, y por medio de la web he aprendido a cocinar, lo cual me ha permitido ahorrar y tener más independencia”, detalla Carlos*, camarógrafo de 32 años.

Una práctica que requiere disciplina, pero además creatividad. “Ayuda a reutilizar la comida que sobró, a ser más cuidadoso y economizar que es valioso para vivir solo”, declara Marroquín.

Para el chef Luis Castillo, con al menos 15 años de experiencia, la clave es “tener la idea” de cuáles son los ingredientes que se usarán y las herramientas apropiadas para tener un “resultado satisfactorio” para comenzar. “Hay sitios web para aprender, pero uno tiene que buscar bien y empezar por los tutoriales más sencillos”, señala.

El equipo básico

Tus armas serán, según Marroquin y el chef Luis Castillo:

Un juego de cuchillos: uno de chef de 10 pulgadas, filetero y otros que pueden ser más específicos como los mondadores, que sirven para pelar, cortar y decorar frutas y verduras.

Sartenes: para freír y asar y que sean de diferentes tamaños.

Tablas para picar: cada alimento tiene su color. “Hay 6 diferentes y con esto se garantiza la higiene y que los sabores y aromas no se crucen”, señala Marroquin. Se requiere que sean de plástico, ya que la madera guarda bacterias. Ahora, como se trata también de ahorrar, con 2 es suficiente.

Cacerolas: una honda y grande y otra plana.

Bowls y tazones: de aluminio o de vidrio.

Guantes: para evitar alergias a ciertos alimentos.

Paletas, tenazas, tijeras y cucharón: para manipular, cortar y servir los alimentos.

Rallador, colador y mortero: para triturar o pulverizar queso o ajos.

Y también, aparatos eléctricos como batidora, licuadora y otros, depende de tu presupuesto.

Los ingredientes

Tu despensa debe tener como mínimo: aceite, azúcar, harina, ajos, cebollas, zanahorias, huevos, papas, arroz, pasta y legumbres; así como especias como pimienta, perejil u otras.

“Teniendo toda la materia prima solo queda seguir bien las instrucciones de las recetas”, añade Marroquin, y asegura que para comprarlos, es mejor acudir al mercado, ya que es mucho más barato. A diferencia, recomienda el supermercado para adquirir carnes por la higiene.

Ventajas de aprender a cocinar

Independencia: el chef Castillo destaca la libertad que permite “cocinar lo que uno quiere y se le antoja”.

Comes más sano: te preocupas por ingredientes que tú quieres y además evitas comer en la calle.

Es muy bien visto por las mujeres: “A las mujeres les resulta interesante que un hombre sepa cocinar, pues derriba el mito de que solo la mujer debe y puede hacerlo; además te hace más social porque tus amigos y otras personas ya saben que tienes una habilidad especial”, opina Marroquin.

Es un arte que además es detallista. “Cocinar es como darles rosas, y puede servir para enamorar al agradar con este tipo de detalles a una mujer”, explica.

Más económico y rápido: como dijimos es más barato y con la práctica lo puedes hacer como los mejores chefs.

Existe campo laboral: y si al final te gusta o encuentras tu pasión, a decir de Marroquin, en Guatemala hay campo para emplearse. Por su parte, para Castillo hay muchas posibilidades, pero existe “mucha competencia”.

*nombre ficticio.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS