ACTUALIDAD

Reina de belleza lleva dos semanas en aeropuerto para que no la maten

29 octubre, 2019 Fernanda Merida

Una reina de belleza iraní que ha pasado casi dos semanas en el aeropuerto internacional de Manila dice que la matarán si la envían de regreso a casa y está buscando asilo en Filipinas.

Bahareh Zare Bahari, una participante en el reciente concurso Miss Intercontinental en Manila, afirma que Teherán está tratando de silenciarla debido a su posición pública en contra del Gobierno.

En un comunicado de prensa la semana pasada, el Departamento de Inmigración de Filipinas dijo que la agencia policial internacional Interpol emitió una solicitud mundial para arrestar a Bahari, conocida como una notificación roja. La declaración no especificó qué país solicitó la alerta roja, pero Bahari le dijo a CNN que un funcionario de inmigración le dijo que Irán solicitó uno en 2018.

La imagen puede contener: 1 persona, texto

“He estado viviendo aquí desde 2014 y no he vuelto a Irán. Les expliqué muchas veces, ¿cómo puedo tener un caso criminal en Irán cuando he estado viviendo aquí?”, le dijo a CNN por teléfono.

Bahari dijo que ha estado confinada a una sala de pasajeros en la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino de Manila desde que llegó de Dubai hace 12 días. “Estoy realmente enferma mentalmente”, dijo, y agregó que la incertidumbre sobre su caso la está desgastando.

Bahari cree que está siendo atacada por apoyar al exiliado Reza Pahlavi, el hijo del Shah de Irán derrocado en la revolución del país de 1979.

La reina de belleza culpó de la situación a las autoridades iraníes, diciendo que surgió porque usó una imagen de Pahlavi y la bandera de la exmonarquía iraní como accesorios durante una competencia reciente. Bahari dijo que hizo ese acto “para tratar de ser la voz de mi pueblo”.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie e interior

Ella también cree que puede ser un objetivo debido a su activismo social en Irán.

Bahari dijo que se convirtió en maestra allí porque quería que las niñas aprendieran que “no son cosas, no son juguetes, son humanos y tienen los mismos derechos que los niños”.

El Departamento de Inmigración y el Departamento de Justicia de Filipinas no han respondido a la solicitud de comentarios de CNN.

Las solicitudes de comentarios hechas a la embajada iraní en Manila y al Gobierno iraní en Teherán no han sido respondidas.

Bahari dijo que se mudó a Filipinas hace unos cinco años para estudiar odontología y desde entonces ha obtenido una visa de estudiante que se renueva anualmente. Dijo que su visa actual es válida hasta enero de 2020.

Le dijo a CNN por teléfono desde la terminal del aeropuerto que se le había denegado la entrada cuando regresó a Filipinas el 17 de octubre de un viaje a Medio Oriente, durante el cual solicitó asilo.

Bahari dijo que si se hubiera emitido una alerta roja legítima para su arresto, entonces no habría podido obtener otras visas para su viaje a Medio Oriente.

En su declaración, las autoridades de inmigración de Filipinas dijeron que Bahari también fue acusada de asalto y agresión en la ciudad filipina de Dagupan.

La declaración no dijo si esta fue la razón por la que se emitió una alerta roja, o si la queja se originó en Irán.

No todas las alertas rojas se hacen públicas debido a la naturaleza confidencial de las investigaciones penales internacionales.

La oficina de prensa de Interpol dijo que la agencia no hace comentarios sobre casos específicos o individuos “excepto en circunstancias especiales y con la aprobación del país miembro en cuestión”.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie e interior

Cuando se le preguntó sobre las acusaciones de asalto, Bahari dijo que eran “una gran mentira” y que fueron diseñadas para obligarla a regresar a Irán. Ella dijo que no había casos pendientes contra ella en Filipinas.

El subdirector de Human Rights Watch, Phil Robertson, dijo en un comunicado que “ha habido repetidos incidentes en los que los estados que reprimen los derechos en Medio Oriente han abusado del proceso (de Interpol) para tratar de forzar el regreso de los disidentes en el extranjero”.

Dijo que la organización estaba preocupada por la “misteriosa” alerta roja, “especialmente porque según las reglas de Interpol esta es nula si la persona nombrada en la notificación es un refugiado que huye del estado que lo emitió”.

Escenas dramáticas en inmigración

Bahari dijo que estaba regresando de Dubai a principios de este mes cuando las autoridades de inmigración en Manila le impidieron ingresar al país. Lo que sucedió a continuación ha sido cuestionado, pero tanto Bahari como las autoridades de inmigración describen un enfrentamiento tenso y dramático.

La concursante de belleza le dijo a CNN que cuando le negaron la entrada por primera vez, la llevaron a una habitación donde los funcionarios explicaron que había un problema con su visa. Después de una breve espera, le dijeron que tenía que regresar a Irán. Ella dijo que luego llamó a una amiga cercana para pedir ayuda.

Bahari dijo que las autoridades del aeropuerto trataron de convencerla de tomar un vuelo de regreso a Irán. En cambio, se sentó en el suelo y les dijo que no iría a ningún lado.

Ella dijo que temía que la obligaran a levantarse, así que comenzó a gritar.

Aproximadamente 10 minutos después, su amiga entró e intentó convencer a las autoridades del aeropuerto de que sería encarcelada o asesinada si la devolvían a Irán. La amiga comenzó a llorar y gritar, dijo Bahari, antes de ser arrestada.

La Oficina de Inmigración dijo que la amiga era “revoltosa” y violó la seguridad del aeropuerto para “buscar a su compatriota”.

“Los extranjeros deben respetar nuestras leyes cuando se encuentran en nuestro país. El comportamiento inapropiado y los comentarios despectivos le dieron al oficial más razones para negar la entrada de Zare Bahari”, dijo el comisionado de Inmigración, Jaime Morente, en un comunicado.

Las autoridades acusaron a ambas de “causar una escena”, diciendo que tuvieron que ser separadas por las autoridades del aeropuerto. La Oficina de Inmigración también alegó que Bahari gritó “¡Que Jesús los mate a todos filipinos!”.

Bahari dijo que estaba gritando porque estaba tratando de llamar la atención de la gente por temor a que la enviaran de regreso a Irán. Ella pensó que invocar el nombre de Jesús llamaría la atención de la gente, ya que muchas personas en el país son católicos devotos.

 

*Con información de CNN

 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS