ACTUALIDAD

¡Ridley en Guatemala!

6 abril, 2017 Javier Miranda

Gobernantes, organizaciones ambientalistas, demógrafos de Guatemala, ciudadanos:  escuchen con mente abierta a nuestro visitante, Matt Ridley.

El mensaje del vizconde y doctor Matthew White Ridley, zoólogo y periodista británico, se yergue como el caballero que degollará al dragón del fatalismo apocalíptico. Con un convincente lenguaje, desmantela las predicciones sobre el inminente fin del mundo que por décadas tejieron demógrafos y ambientalistas alarmistas.

Matt Ridley es autor de “La evolución de todo: cómo las ideas surgen” (2015); “El optimista racional, cómo la prosperidad evoluciona” (2010); y “Genoma: la autobiografía de una especie en 23 capítulos” (1999). También es conocido por su conferencia en TED sobre la evolución, la ciencia y las ideas. Desde el 2013, ocupa una curul hereditaria en la Casa de los Lores en Inglaterra, donde forma parte del comité de ciencia y tecnología.

Como anuncia el título de su libro, Ridley es tanto racional, como optimista. El mundo no está sobrepoblado, la humanidad no padecerá hambre, la producción de alimentos no escaseará y el calentamiento global no arrasará con la Tierra. “Nunca se ha estimado un pico futuro de población mundial más bajo”, escribe Ridley, “es cierto que la población del mundo puede superar los 7 millardos, pero el crecimiento se ha desacelerado”. En tanto, “la producción de alimentos a nivel mundial por cabeza es 30 por ciento mayor de lo que era en los años cincuenta”. Cada vez podemos producir más alimentos en una extensión territorial menor.

La humanidad, a través del intercambio y de la innovación, ha logrado asombrosas mejoras en bienestar y todavía podemos hacer más por el ambiente y por aliviar la pobreza. Cada vez hay menos pobres en el mundo: para el 2028, podría ser el caso que nadie subsista con un ingreso de $1.25 al día. En relación con los índices de los años veinte, ha disminuido en más de 90 por ciento el número de muertes provocadas por fenómenos climáticos extremos. Ello se debe a construcciones sólidas y a una atinada prevención de desastres, pues no se han producido drásticos cambios en el comportamiento de la naturaleza.

Evidentemente, los pesimistas odian que se les contradiga tan contundentemente. Ridley ha protagonizado notables debates contra figuras como el fundador de Microsoft, Bill Gates; el autor de Blink y Outliers, Malcolm Gladwell; y el fundador de The School of Life, Alain de Botton. Quienes le lanzan ataques ad hominem, como la acusación de ser un “pseudocientífico”, o “un neolibertario de extrema derecha”, no rebaten sus datos. El amigable debate con Bill Gates se libró en las páginas de The Wall Street Journal en el 2010. Gates se queja: “La pregunta clave que el Sr. Ridley deja de contestar es: ¿Qué tiene de malo preocuparse y tratar de prevenir amenazas que pueden convertirse en problemas reales y grandes? Los padres de familia se preocupan bastante por la seguridad de sus hijos”. “Los pobres de África necesitan cooperación internacional y paternalismo”, subraya Gates. “No  -responde Ridley- lo que África necesita es crecimiento económico, no lástima ni grandiosos planes. Malas políticas públicas y la dependencia que genera el flujo de donaciones y préstamos del extranjero, provocan el estancamiento de las economías de dicho continente”.

Sus posturas le han costado oportunidades. El año pasado, aplicó al puesto de director del Museo de Historia Natural de su país. Pese a su asombrosa hoja de vida, le informaron que su experiencia era “insuficiente”. Posteriormente, le confiaron que había sido descalificado por no suscribir las tesis catastróficas sobre el cambio climático. 

Ampliar las posibilidades del intercambio enriquecedor e impulsar la creatividad dinámica: si Guatemala se lo propusiera, otro gallo cantaría a nuestra población y nuestra naturaleza.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS