ACTUALIDAD

Alertan de previsibles riesgos para vecinos del Volcán de Fuego

4 junio, 2018 Isabel Soto

La posible continuidad de los flujos piroclásticos y lahares del Volcán de Fuego obliga a pensar en la necesidad de fortalecer las alertas y reducir las amenazas contra las comunidades aledañas a las faldas del coloso, cuya base se extiende sobre Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez.

Para los miembros de la Asociación de Forestería Comunitaria de Guatemala (Utz Che’), que colaboran de manera directa con pobladores de la comunidad maya popti’ 15 de Octubre La Trinidad, situada entre las aldeas El Rodeo y El Zapote, es mucho lo que queda por hacer a favor de quienes lo perdieron casi todo por el fenómeno volcánico.

“Pese a las evacuaciones realizadas, es preciso fortalecer los mecanismos de alerta temprana y medidas efectivas de protección de la integridad física y los medios de vida de las comunidades en las zonas de riesgo”, exhortaron.

Asimismo, instaron a brindar cualquier apoyo a las familias y comunidades afectadas, aunque puntualizaron que “lo más urgente son víveres, pañales desechables para niños y adultos mayores, medicamentos para tratar las vías respiratorias, frazadas, colchonetas y papel higiénico”.

De acuerdo con Peter Francis y Clive Oppenheimer, autores del estudio «Volcanoes», los flujos piroclásticos o corrientes de densidad son los eventos volcánicos más destructivos conocidos y pueden causar quemaduras tan graves que las personas quedarán calcinadas.

Precisamente, estos derrames de gases y material sólido (ceniza y rocas de diverso tamaño), capaces de esparcirse a grandes temperaturas y velocidades, así como de avasallar obstáculos a su paso, fueron los causantes de la muerte de alrededor de 65 personas este 13 de junio, según fuentes preliminares.

La velocidad de los flujos piroclásticos varía según la proporción de sólidos y gases, pero en el extremo más diluido (mucho más gas que sólidos) están concentradas las oleadas piroclásticas que pueden alcazar mayor velocidad y distancia. Incluso, hasta los 100 km por hora.

Otra cuestión que influye en el alcance de estos es la energía de la erupción y la pendiente del terreno por el cual fluyen, lo que explica la envergadura de lo ocurrido alrededor del Volcán de Fuego, cuyo cráter está a 3,763 metros sobre el nivel del mar.

Reporteros de Canal Antigua comprobaron, durante un recorrido aéreo sobre las aldeas más afectadas por la erupción del coloso, que comunidades completas quedaron soterradas debido al impacto de esos flujos.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS