ACTUALIDAD

Con sangre de cerdo, así se fraguó la falsa muerte de periodista de Ucrania

31 mayo, 2018 Agence France-Presse

«Me rociaron con sangre de cerdo, y entonces estaba muerto». Arkadi Babchenko el periodista ruso, narró a la prensa cómo se simuló su falsa muerte para burlar un complot ruso para asesinarlo.

Dado por muerto el martes por la noche, abatido con tres balas en la espalda, Arkadi Babchenko volvió a aparecer el miércoles en una conferencia de prensa en la que se reveló que el anuncio de su muerte fue una escenificación de los servicios de seguridad ucranianos (SBU) para frustrar un complot.

Según el periodista, la operación estaba preparada desde hacía dos meses por los servicios secretos, pero no fue informado del plan sino hasta hace un mes.

Al principio incrédulo, e incluso furioso con el SBU, el periodista aceptó jugar el juego cuando se dio cuenta que los conspiradores disponían de informaciones muy detalladas sobre él.

«Para reducir el peligro, armamos en un cuento según el cual yo me había luxado para no salir de mi casa», dijo el jueves Arkadi Babchenko, periodista experimentado que se dio a conocer con libros sobre las guerras de Chechenia, en las que participó como soldado.

Pero el día indicado, todo se desarrolló precipitadamente: «Comenzaron a ejercer presión sobre el tipo (el ejecutor del crimen), porque le habían dado tres semanas para el asesinato».

«El maquillador vino a casa a las seis (de la tarde). Ya habíamos analizado cómo iba a ser el asunto, que el asesinato ocurriría en la entrada, cuando abriera la puerta», dijo el periodista y opositor al Kremlin.

El periodista llegó a su lugar de trabajo y se impresionó con el altar que sus compañeros habían elaborado en su honor. Foto/AFP

«Como en una película»

Ya estaba entrenado para el simulacro, en especial sobre cómo fingir que había sido asesinado, para engañar a cualquier testigo potencial.

«Tenía verdadera sangre de cerdo. Me abrieron la boca, la nariz, los huecos de las balas. Y entonces estaba muerto», describió Babchenko.

Entonces comenzó la escenificación para la prensa, el gran público y también para el perpetrador del crimen, quien debía creer que el contrato había sido cumplido.

«Mi mujer llamó a la policía, luego a la ambulancia», añadió. Miembros de las fuerzas especiales de seguridad «vinieron de inmediato, yo no los esperaba. Quiero felicitarlos, verificaron de inmediato las habitaciones, la seguridad de las escaleras, como en una película. No estaban al tanto del operativo -ficticio-«, cuenta el periodista.

La representación continuó hasta «que se cerró la puerta de la morgue tras de mí», señaló. «Ahí ya resucité«. Entre la falsa muerte y la llegada a la morgue, pasaron cuatro horas durante las cuales Babchenko logró engañar a la prensa y al resto del mundo.

Para el excorresponsal de guerra vino la hora de la espera: «Miré las informaciones y pude darme cuenta hasta qué punto era un hombre muerto». Luego fue evacuado para no ser sorprendido por los periodistas.

«Fui llevado a un lugar seguro. Todo terminó a las cinco de la mañana. Me pude ir a dormir», finalizó.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS