ACTUALIDAD

Según su hijo, Pablo Escobar traficaba junto a la CIA para financiar anticomunismo en C.A.

16 julio, 2017 Jessica Masaya

Aunque no siguió su ejemplo en el narcotráfico, sí lo imita como papá. Así de compleja es la relación que tiene Juan Pablo Escobar con el legado de su padre, Pablo Escobar, el poderoso líder del cartel de Medellín en Colombia.

El ahora escritor, que también usa el nombre Juan Marroquín, visita Guatemala para presentar su segundo libro, Infraganti lo que mi padre nunca me contó en la Feria Internacional del Libro en Guatemala, Filgua, este  domingo 16 de julio a las 16:00 horas.

Te puede interesar: Filgua 2017: Caudal de actividades en honor al Gran Moyas

Tiene 40 años, es arquitecto y diseñador industrial, ofrece un apretón de manos fuerte que acompaña con una leve sonrisa. De inmediato vuelve a una seriedad que puede parecer hasta intimidante. Viste de manera casual pero sobria, su hablar es pausado y casi no se aprecia el singular acento colombiano.

El autor con sus dos títulos publicados. Foto de Fabricio Alonzo

Nuevo libro, más descubrimientos

Asegura que, a diferencia de  su primer libro Pablo Escobar mi padre, lo relatado en  Infraganti lo que mi padre nunca me contó tiene información hasta ahora inédita. “Este nuevo libro es revelador y contiene relatos muy delicados, jamás contados”, explica Escobar. 

Se refiere a la relación del capo con la corrupción internacional con agencias como la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos) y la DEA (Administración para el control de drogas) en una intrincada red de corrupción internacional. “No pudo hacer todo lo que hizo sin la connivencia de los verdaderamente poderosos, que son los administradores del negocio”. señala. Este el resultado de las investigaciones que ha hecho por años, en diferentes países.

El libro sostiene que estas dependencias traficaban drogas junto a los narcos para contar con fondos para la guerra anticomunista en Centroamérica. “Es que la guerra cuesta mucho dinero y aquí mostramos una de las formas de financiamiento, Según palabras de mi padre, terminamos trabajando para quienes nos perseguían”, señala.

Foto Fabricio Alonzo

Ha buscado la reconciliación en su país ¿es ese el objetivo de sus libros y su trabajo?

Este libro es el testimonio de cómo a pesar de los actos de violencia más atroces los seres humanos no hemos perdido, ni perderemos, la capacidad de reconciliarnos. Todos queremos la paz. Nadie disfruta de la violencia, hasta los más sanguinarios se hartan de ella.

Desde niño y todavía más después que murió su padre ha corrido peligro, ¿cómo ha superado este  tema?

Lo que pasa es que ya no hay (dinero) para invertir en eso. El día que te van a matar aunque estés en un búnker, si es tu día no hay nada qué hacer. Lo que hago es tratar de no ser una amenaza para nadie, yo soy un contador de historias, no soy un ente acusador. No es mi intención que alguien vaya a la cárcel o alguien muera por mis libros.

Podemos ver en sus libros que no tuvo una infancia común, ¿cómo le afectó eso?

La gente que regresa de la guerra necesita tratamiento sicológico, yo no sé a mi qué me pasó, si estoy loco y no me doy cuenta. Creo que al final lo que nos termina salvando a todos en el interior de esta familia es el amor que hay entre nosotros. Mi padre mandaba a matar personas pero también se hacía matar por su familia. Su vida estuvo llena de grandes contradicciones, fue muy complejo.

Foto Fabricio Alonzo

¿A qué se refiere a que hay que contar con sentido de responsabilidad los hechos?

Con respecto a Pablo Escobar lo que te quieras inventar podría ser cierto y se puede hacer mucho daño con eso. Con dichos e invenciones se puede destruir a muchos, eso implica una gran responsabilidad.

Después de todo lo que le tocó vivir ¿cómo nació la idea de escribir estos libros?

Es consecuencia del documental Pecados de mi padre, alguien de la editorial Planeta lo vio y pensó que allí había una historia para escribir y así empezamos. El primero ya va publicado en 14 idiomas, y este que ya está publicado va en 5.

Luego de tres años de haber empezado a publicar, ¿cómo son las presentaciones de estos libros?

Yo siempre abro a preguntas para que la gente participe, para que las personas tengan contacto directo. No me gusta solo sentarme a decir solo mi verdad o mi versión. Me gusta ser cuestionado, me gusta que aprendamos todos. Lo que más me preguntan es dónde está el dinero, que es una pregunta que yo también me hago como pueden leer en el primer libro. La gente es muy curiosa, hay tanto para preguntar sobre mi padre.

¿No le molestan las preguntas, esa curiosidad?

Eso es algo que yo elegí, podría estar tranquilo en un sofá (en mi casa) pero tomé un avión para venir a hablar de esto. Escogí este camino y lo asumo con responsabilidad y respeto a todas las víctimas de mi padre. No pretendo glorificar su actividad criminal, esa fue una tarea que una serie de televisión se tomó, tristemente, 

En este video puedes ver algunos momentos de la entrevista.

 



RELACIONADOS