ACTUALIDAD

Sospechosa de envenenar a Kim-Jong nam creyó que era una broma por la que cobró US$90

25 febrero, 2017 Josue Utrilla Diario Digital

Una de las detenidas por la muerte de Kim Jong-nam, hermano del líder norcoreano Kim Jong-un, la indonesia Siti Aisha, reveló este sábado 23 de febrero que fue contratada por un grupo de hombres que identificó como coreanos o japoneses para hacer una supuesta broma al fallecido.

De acuerdo al diario El País, Aisha fue contratada por US$ 90 para aplicar en el rostro de Kim Jong-nam una “loción infantil”, aceite que resultó ser el agente nervioso VX, catalogado como una arma química por la ONU, reveló la policía de Kuala Lumpur.

Puedes leer: #Interactivo Así actúa VX, el agente nervioso que mató al hermano de líder norcoreano

Fue la propia Siti Aisha de 25 años, quién reveló la información al segundo embajador de Indonesia en Kuala Lumpur, Andreano Erwin, durante una entrevista de aproximadamente 30 minutos en la comisaría de la capital malasia, según reveló el diario The Star.

El diplomático indicó que Aisha se encuentra en buen estado de salud, a pesar de alguna reacción que le generó el agente químico VX que utilizó para matar a Kim Jong-un.  La otra mujer sospechosa de participar en el asesinato, la vietnamita Doan Thi Huong, también fue visitada por un representante de la Embajada de Vietnam, pero se limitó a hacer comentarios.

La policía de Malasia indicó que el agente nervioso VX, catalogado como un arma química por la ONU, había sido utilizado para matar a Kim Jong-nam, al ser abordado por dos mujeres en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Luego de pedir ayuda, el norcoreano murió en el traslado al hospital.

Las autoridades de Malasia están a la espera que un familiar reclame el cadáver de Kim Jong-nam para cotejar el ADN. Sin embargo, el gobierno de Corea del Sur insiste que el asesinato fue cometido por el régimen de Pyongyang y que lo califican como un “acto terrorista”.

Puede leer: Corea del Norte: Autopsia de hermanastro de Kim Jong-Un es “ilegal e inmoral”

*Con información de El País y Chicago Tribune 

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS