ACTUALIDAD

Tradiciones: palo para que crezcan los niños y la quema a Judas

15 abril, 2017 Jessica Masaya

Luego de los cortejos procesionales más importantes de la Semana Santa, el Sábado de Gloria, ó Sábado Santo, tiene sus propias tradiciones más terrenales y populares.

A las 10 de la mañana hay una tradición que involucra a los niños. Según la página del Ministerio de Educación en Chimaltenango, después de la misa suenan las campanas y a esa hora se les pega a los niños para que crezcan.

La tradición también dicta que estos azotes, que deben ser leves y en las piernas, se hagan con una rama o palo. Esto suele ser realizado por los abuelos de la familia a los nietos, que sabiendo lo que les espera suelen esconderse. Esto garantizaría que los pequeños sean cada año más altos.

Foto Pixabay
Foto Pixabay

Ritual jocoso y de purificación

En las tradiciones guatemaltecas, el personaje de este día es Judas Iscariote, quien según la Biblia traicionó y entregó a Jesús. Se dice que luego de la crucifixión, el apóstol descarriado sintió un gran remordimiento que lo llevó al suicidio.

En muchas poblaciones a lo largo de todo el país, y también en la capital, a las 10 de la mañana de este Sábado de Gloria, luego de pegarle a los niños, se le ayuda a la personificación de Judas a que se quite la vida. Según Dalila Gaytán Lara, en el libro Tradiciones de Guatemala, esta tradición parece remontarse incluso a la Edad Media en Europa. Fue traída a Guatemala por los españoles.

Se hace un muñeco vestido con ropa vieja y relleno de paja, tusas, palos y ramas que días antes se lleva a cuestas para que todos lo vean y contribuyan con dinero, comida y bebidas. Muchas veces el rito es acompañado por música en vivo.

Foto tomada de la página Zona21.com
Foto tomada de la página LaZona21.com

Gaytán señala que a este personaje se le tiene como un “enemigo” y “el pueblo ha dirigido su ira hacia él”. Ya en Sábado Santo, la historiadora dice que se hace un nuevo desfile y luego se lee un “testamento” donde de manera “jocosa” se critica, a veces en verso, a lo que acontece en dicha comunidad.

A continuación en algunas comunidades se le quema para, según Gaytán, que el “mal se vaya con él”. Y en algunas otras se le cuelga de árboles y postes de luz. Según la experta, la tradición también contempla una celebración posterior para consumir recaudado.

“Con la muerte de Judas inicia un nuevo ciclo religioso”, explica la experta en dicho texto. Considera que la participación de niños y jóvenes en esta tradición contribuye a que continúe año con año.

Gerlin Ariana Pérez, en su tesis para optar a licenciatura de pedagogía, señala que luego de todo estos rituales, por la tarde al terminar la misa, “sale el sacerdote a
bendecir el agua de la fuente y cantan gloria”. De esta manera todos los vecinos llevan sus botellas para tener en casa agua bendita durante el año.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS