ACTUALIDAD

¿Un pulmón canceroso? no, es un juguete que se tragó de niño

12 octubre, 2017 Anamaria Arroyo Diario Digital

Una tos fuerte hizo que Paul Baxter, de 47 años, fuera al médico. Tras diferentes exámenes determinaron que podría ser una neumonía, pero al continuar los análisis entraron lo que consideraron era un cáncer de pulmón. Pero al extraerlo se dieron cuenta de que se trataba de algo más.

Un objeto extraño en el pulmón

Baxter era aficionad a los juguetes Playmobil cuando era un niño. Inclusos se los regalaban para ocasiones especiales, como lo hicieron con un set cuando cumplió 7 años. También gustaba tragar las piezas pequeñas como un cono de tráfico.

Eso sucedió 40 años antes de ser diagnosticado ¿En qué se relaciona el juguete y la tos? Pues que ese cono de tráfico se quedó con él todo este tiempo incrustado en su pulmón.

Mira también: Mira a Eminem, el “rapero blanco”, rimar contra Trump

Baxter tuvo una tos persistente por un año, con flema blanca y amarilla. Se le trató por neumonía y mejoró, pero la tos continuaba. Es un exfumador, pero no era eso lo que le molestaba ni había estado expuesto a asbesto.

El diagnóstico

Al practicarle rayos x a su pecho, una masa oscura fue visible, lo que se tomó como un cáncer, el cual debía ser extirpado. Ahí fue cuando los doctores se toparon con el cono, el cual obstruía el camino para una correcta respiración. El caso se documentó en el British Medical Journal.

En este video se puede observar el momento en el que es removido el juguete de los pulmones del hombre. Luego de ello se le trató la infección que esta obstrucción le causaba y mejoró notablemente en el transcurso de un mes.

Las obstrucciones de este tipo son mas frecuentes en niños, pero estas se detectan a los días o semanas de la entrada del objeto extraño al pulmón. La tos es fuerte y necesita de ayuda médica para removerlo.

Este es un caso único pues es el primero que se ve con tanto tiempo de diferencia entre la ingestión y los problemas respiratorios. Los médicos también señalan que Baxter fue afortunado pues el plástico es seguro y no es tóxico, lo que le salvó de otros problemas más graves.

Información: CNN.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS