Una pasajera borracha trató de abrir la puerta del avión y causó pánico en la tripulación

0
277

Una pasajera borracha causó pánico en el aire cuando intentó abrir la puerta del avión en pleno vuelo. Se trata de Chloe Haines, que con solo 26 años, ganó fama internacional por el insólito episodio que ocurrió en junio de 2019.

Todo ocurrió a 9 mil metros de altura cuando la joven británica atacó a la tripulación y debió ser reducida a la fuerza por varios pasajeros. Este miércoles se definió la sentencia que tendrá que pagar por su inexplicable accionar que incluyó golpes y gritos.

La joven de High Wycombe generó tal caos que el piloto debió emprender el regreso cuando apenas iban 45 minutos del vuelo que se dirigía a Turquía. Además, dos aviones de combate RAF Typhoon escoltaran al avión hasta el aeropuerto de Stansted.

Testigos del hecho contaron que todo comenzó cuando el avión, que llevaba 90 minutos de retraso, se preparaba para despegar en el aeropuerto de Stansted. Según testificaron más tarde, durante la demora, la pasajera había estado bebiendo una botella de ginebra que tenía escondida​.

prisión
La joven fue sentenciada a dos años de prisión.

Luego de varios gritos e insultos, la joven se lanzó hacia la manija de la puerta del avión, que tenía 206 personas a bordo, y generó pánico en el aire. “Va a abrir la puerta”, gritó uno de los pasajeros y varios miembros de la tripulación se interpusieron en su camino para detenerla. Ella reaccionó luchando, pegando golpes y lanzando patadas. Además, empujó a una azafata y amenazó de muerte a todos los pasajeros.

Uno de los testigos del episodio relató: “El personal de la cabina y con algunos pasajeros pudieron sujetar a la señorita Haines al piso. Sinceramente, pensé que ella podría abrir la puerta y que nos iba a hacer estrellar.

Finalmente tres miembros de la tripulación de cabina la apartaron, pero ella continuó gritando de manera similar. Su comportamiento fue muy extraño ya que luego se puso a gritar y cantar”.

Cuando el piloto se enteró de lo que sucedió a bordo, decidió emprender el regreso. Una vez en tierra firme, Haines fue arrestada y aseguró que que había mezclado alcohol con medicamentos por lo que no recordaba lo que sucedió.

La joven fue acusada de causar “caos absoluto en el cielo” y su situación se agravó por haber llevado la botella de ginebra escondida.

Ahora, la joven fue sentenciada a dos años de prisión por el Tribunal de la Corona de Chelmsford después de declararse culpable de poner en peligro la seguridad del avión y agredir al miembro de la tripulación de cabina Charley Coombe.

Además, la aerolínea le envió a la mujer una factura de 85.000 libras para cubrir los costos por su “comportamiento extremadamente disruptivo”. Al mismo tiempo desde la marca se le informó que tenía una prohibición de por vida para subir a sus aviones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí