ACTUALIDAD

Valor compartido, un paradigma en crecimiento

11 agosto, 2017 Rodolfo Castillo

Cada vez más empresarios son conscientes de que el modelo actual está llegando al término de su vida útil.

La afirmación que hago es parte de los siguientes extractos de la “Teoría de Valor Compartido”  frente a la obligación ética de renovar los  negocios, tomando en cuenta el entorno social sin sacrificar la obtención de utilidades, consciente de los beneficios sociales.

“…los  negocios son una importante causa de los problemas sociales, medioambientales  y económicos… Las compañías están  prosperando a costa de la comunidad,… las compañías se encuentran atrapadas en  un modelo desfasado de creación de valor, dejan pasar las necesidades más importantes del cliente  que determinan el éxito a largo plazo,… pasan por alto el bienestar de sus clientes, no les importa el agotamiento de los recursos naturales, la viabilidad de los principales proveedores o las comunidades en las que producen y venden”.

“…deben reconectar la prosperidad con el progreso social. El valor compartido no solo consiste en responsabilidad social, filantropía o incluso sostenibilidad, es una nueva manera de éxito económico. No está en el margen de lo que las  empresas hacen sino en el centro. Creemos que eso puede dar lugar a la próxima gran transformación del pensamiento  empresarial”. La globalidad está obligando a una redefinición de roles, de configuración de  las cadenas de valor.

Para diversificar las empresas asociativas rurales se está avanzando en la revalorización de plantas nativas,  que son parte  del enorme legado ancestral de la cultura maya. También las actividades no agrícolas pueden representar una nueva fuente de ingresos crecientes.

El valor compartido es una nueva manera de lograr el éxito económico que  da lugar a la próxima gran transformación del pensamiento empresarial. Las empresas de diversa escala deberán realizar acciones de cooperación interempresarial en las que los negocios reconecten la prosperidad empresarial con el progreso social. Esto parece algo muy difícil en el contexto actual, sin embargo, cada vez más empresarios son conscientes de que el modelo actual está llegando al término de su vida útil y que debe ser renovado lo antes  posible con el esfuerzo conjunto”, Michael Porter.

Hasta hace unos cinco años se consideraba que los gobiernos o las oenegés estaban llamadas a resolver las necesidades sociales, sin embargo, ante el crecimiento de estas carencias y la falta de recursos para atender todo por este medio, se ha comenzado a buscar formas transparentes para que las empresas de mayor escala tomen conciencia de que se pueden hacer negocios con los pobres y no de los pobres. Este es el enfoque  de negocios con la base de la pirámide, se busca que la rentabilidad sea producto de  procurar ampliar el bienestar para toda la población. Esto  se logra al compartir el valor con todos. Es el nuevo paradigma, que cada vez más toma sentido y se vuelve parte del ADN de las empresas.

Hace unos días escuché a una colaboradora de las más grandes cadenas minoristas del mundo, efusiva, con una convicción clara del  giro que está tomando esta gran empresa será muy beneficiosa. Me agradó sobre todo  la gran cantidad de empresarios de menor escala dispuestos  a asumir  las transformaciones  para adoptar una cultura de excelencia, innovación, centrada en el cliente por satisfacer.

Corroboré que somos más los que creemos que es la mejor manera de alcanzar un estado de bienestar que nos incluya a todos, sostenible en el tiempo, conscientes de la importancia del medioambiente.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS