ACTUALIDAD

Vivir en la piel de héroes, heroínas y villanos: el Cosplay

27 agosto, 2017 Marco Sajquin

No es sorprendente que ahora nos topemos con nuestros personajes favoritos en plena calle, o en una actividad en particular. Son trajes que maravillan y que invitan a que más de alguno se “anime” a guardar una foto para el recuerdo. El Cosplay, es una afición que gana adeptos en el país, y aquí te explicamos de qué se trata, en ocasión de su día internacional.

Desde el imperio del sol

Surgió como una afición, quizá de la mano por la popularidad de las series provenientes de Japón, que maravilla y siguen disfrutando muchas generaciones. Pero su universo es mucho más amplio, que incluye tradiciones gráficas o de entretenimiento, de otras culturas.

Su nombre surge de la unión entre los vocablos “costume” y “play”, y consiste en que los participantes se vistan con los trajes de sus personajes favoritos de anime, manga, videojuegos, cómics, cine, etcétera, así como con accesorios. De esta forma, se personifica al ser que admiramos.

“Mi afición surgió hace 5 o 6 años, por ver a amigos y demás personas interpretando una variedad de personajes conocidos, eso llamó mi atención por realizarlos y ver como se miraban de espectaculares”, explica KR Cosplay.

Vegeta, de una de las series más seguidas, Dragon Ball Z. Foto/ Nación Geek

La imaginación por tanto, no tiene límites, y la complejidad de los disfraces aumenta al intentar superar al anterior que se personificó. Para Samm Reyna, “Hunk Krauser”, que se ha puesto bajo la piel de al menos 20 personajes, la afición siempre se incrementa.

“Para este año quiero hacer a Araña Escarlata; pero mis favoritos son los del universo de Digimon, cuyos trajes son muy elaborados; y Vincent Valentine de Final Fantasy”, relata.

Como detalla KR Cosplay, el cariño por esta práctica viene desde la infancia. “No tengo un personaje favorito en especifico, ya que los que he hecho cada uno de ellos tienen algo diferente, pero realmente lo que me ha fascinado desde pequeña siempre ha sido la serie de Pokemon en la cual Pikachu es uno de mis pokemones favoritos”.

Arte oneroso y creativo

Pero la tarea no es sencilla, pues los trajes, dada su complejidad, pueden llegar a ser muy costosos. “Ya perdí la cuenta pero en promedio he realizado un promedio de unos 30 cosplays, y la inversión varia según la dificultad del mismo, y los detalles que llevan algunos”, detalla KR Cosplay. En total, un traje puede costar entre Q500 a Q1200.

“Yo trato de usar materiales reciclados; como ropa cartón, fomy o cualquier otro para que no salga muy caro. Depende de la práctica que uno tenga para hacerlo, pues a algunos les cuesta más”, señala Carlos David Díaz López, con al menos 7 años de experiencia.

La “profesionalización”

Como cualquier actividad de la vida, los espacios conquistados se consiguen de forma paulatina. Es así que cosplayers son invitados para participar en actividades relacionadas a la afición, y para quienes tienen más pericia en el arte, vender sus creaciones.

“Yo elaboro accesorios, como armaduras, cascos o armas, los cuales los vendo por encargo”, añade López, quien personificó a Garrus, personaje del videojuego Mass Effect,  en un concurso latinoamericano en México.

Su experiencia lo ha llevado a impartir justicia en convenciones en Honduras; y a México, para concursar con otros 20 participantes. “Obtuve el primer lugar en la Expocomicon de 2015, pero eso es resultado de mejorar en cada traje que se elabora”, explica. Si quieres ver parte del proceso de su fabricación ingresa aquí.

Postura que comparte KR Cosplay. “Para mi es una forma de expresar el arte y la creatividad que uno tiene, pues al final me permite disfrutar de los logros y superación, al confeccionar cada vez los trajes de mejor forma”, finaliza.

Pero también es esa fascinación por vivir en los zapatos de estos seres fantásticos; por lo menos, por unas horas. “Es un personaje que uno no puede llegar a serlo, pero por dentro lo lleva; dentro de uno está guardado, aunque no exista en la realidad”, declara Samm.

Este hobby “desestresante”, en donde se ponen en práctica diversas habilidades, es una bola de nieve que poco a poco se incrementa, conforme los entusiastas se suman a esta comunidad amante de los héroes, heroínas y sus contrapartes, que nos han fascinado por años; y que incluso, tienen lugares específicos para compartir su afición.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS