Canal Antigua

Somos Información

San Antonio enciende las alarmas ante el fin del Título 42

7 min read

Katie Myers tiene una sonrisa para todo el mundo mientras camina por el parque Travis, en el centro de San Antonio, saludando a los inmigrantes que acaban de ser dejados en la ciudad por las autoridades de inmigración estadounidenses.

Myers es voluntaria de la Interfaith Welcome Coalition, una organización sin fines de lucro que ayuda a los migrantes que pasan por San Antonio con lo más básico, como comprar entradas de autobús y hacer llamadas telefónicas.

Pero Myers dice que hay un nuevo fenómeno que complica esta oleada actual.

Desde mediados de marzo, Myers dice que, en promedio, los funcionarios de inmigración están dejando de 150 a 200 migrantes en la estación de autobuses cada día y de 300 a 500 en el aeropuerto. El repentino aumento tomó por sorpresa a voluntarios como Myers.

En anteriores oleadas, la mayoría de los migrantes solo pasaban unas horas en San Antonio antes de viajar al norte, dijo Myers. Pero durante un periodo del mes pasado, entre 20 y 25 migrantes cada día necesitaron pasar la noche.

“No se trata simplemente de conseguir una entrada”, dijo Myers. “Hay que averiguar si hay o no un lugar para que vivan”.

Ahora hay dos grupos de migrantes que llegan a San Antonio: los que tienen planes y medios para seguir viajando, y los que no, dijo Myers. Y las cifras siguen aumentando.

En la frontera, las autoridades estadounidenses se preparan para un aumento de las llegadas de migrantes cuando se levante el próximo mes la política fronteriza de salud pública conocida como Título 42. Esta política ha permitido a las autoridades devolver rápidamente a los migrantes a México o a sus países de origen durante la pandemia.

Algunos líderes de Texas han dicho que los servicios locales disponibles para los migrantes se verán desbordados cuando termine el Título 42, pero las autoridades de San Antonio dicen que la situación ya está causando alarma.

Un “aumento insostenible” de migrantes

En San Antonio, a unos 240 kilómetros del Río Grande, autobuses y furgonetas blancas, sin letreros ni logotipos, dejan ya a cientos de migrantes en la estación de autobuses del centro y en el aeropuerto cada día.

En una mano, los migrantes llevan un sobre de manila con los formularios que les proporcionan los funcionarios de inmigración estadounidenses. En la otra suelen llevar una pequeña bolsa de plástico con todas sus pertenencias y un teléfono móvil emitido por el gobierno estadounidense, un dispositivo que los migrantes utilizan para verificar su paradero y que es la alternativa a la detención del gobierno de Joe Biden. En los pies llevan zapatos sin cordones, ya que los migrantes deben renunciar a ellos durante el proceso de inmigración.

Según el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, la ciudad está experimentando un “aumento insostenible” de migrantes. El aumento de las cifras llevó a Nirenberg a escribir una carta al secretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

Nirenberg proporcionó a CNN una copia de la carta, fechada el 31 de marzo, en la que se afirma que del 19 al 29 de marzo, un promedio de 628 personas se alojaron en albergues, durmiendo en el aeropuerto o en el parque de la ciudad.

“Solicito respetuosamente una acción inmediata del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) para aumentar la financiación de la infraestructura y los recursos humanitarios”, escribió Nirenberg. Desde entonces, los funcionarios de la ciudad han mantenido un diálogo continuo con el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos y la FEMA, según su oficina.

En una declaración a CNN, el DHS dijo que “ha estado en contacto regular con el alcalde de San Antonio y otros funcionarios electos, líderes locales y organizaciones no gubernamentales como parte de un esfuerzo de todo el gobierno para gestionar y planificar cualquier aumento de los encuentros a lo largo de nuestra frontera suroeste”.

Los funcionarios de la ciudad de San Antonio han advertido que si continúan los aumentos imprevisibles y se levanta el Título 42, la capacidad de la ciudad para satisfacer la necesidad humanitaria podría verse limitada, según un memorando del 4 de abril.

Una coalición de organizaciones sin fines de lucro ha estado proporcionando hoteles a las mujeres migrantes que viajan con niños, dijo Myers, pero esto sigue dejando a muchos hombres migrantes sin lugares donde alojarse. Sin embargo, Myers y otros voluntarios se toman el aumento con calma: están acostumbrados a hacerlo funcionar con fondos de generosos donantes y con el esfuerzo de los voluntarios.

Una iglesia convertida en refugio nocturno

Al otro lado de la calle del parque Travis, el reverendo Gavin Rogers, pastor de una iglesia que lleva el mismo nombre que el parque, calienta un plato de arroz y mariscos para dar la bienvenida a los migrantes a su recién inaugurado refugio para inmigrantes.

“Abrimos nuestro refugio para aliviar a los que intentan llegar a través de San Antonio a sus ciudades de destino y solo esperan un transporte adecuado”, dice Rogers.

Situado en el sótano de su iglesia, el refugio puede albergar hasta 150 personas por noche. Un comedor improvisado, formado por mesas y sillas, llena el centro del pequeño espacio. Los catres verdes se alinean en las paredes.

Mientras tanto, en el parque, los voluntarios de la Interfaith Welcome Coalition, al igual que Myers, instalan una mesa de consulta informal bajo un árbol.

Todas las noches, los migrantes caminan desde el parque Travis hasta la iglesia Travis Park para pasar la noche. El pastor Gavin Rogers abrió el refugio en el sótano de la iglesia después de que los migrantes empezaran a dormir al aire libre en el parque.

Una a una, las personas se acercan a la mesa de forma ordenada, pidiendo que sus nombres se añadan a la lista de huéspedes que Rogers acogerá. La fila es cada vez más larga, señal de que la noticia del refugio se ha extendido entre losmigrantes recién llegados.

“Hace unas noches, teníamos 120, hace unos días teníamos como 44. Así que realmente varía dependiendo de si los hoteles abren. Muchos de esos hoteles dan preferencia a las mujeres, los niños y las familias”, dice Rogers.

Por eso, cuando Rogers abre las puertas de su iglesia, entran sobre todo hombres. El estrés y el peso de la espera del día se ven claramente en sus rostros. La mayoría ha pasado el día en el parque cercano, sin acceso a dinero, comida o un baño público. Según Rogers, los migrantes pasan en promedio una o dos noches en San Antonio antes de trasladarse a otras ciudades.

Jessie Amaya, un migrante de Venezuela, fue una excepción. Dijo a CNN que había dormido en la iglesia de Roger durante más de 20 días. A diferencia de la mayoría de los migrantes con los que habló CNN, Amaya no tiene familia ni amigos en Estados Unidos. Dejó su país de origen por miedo a la persecución política y espera poder llamar a San Antonio su hogar.

Los funcionarios de San Antonio “hablan como funcionarios de la frontera”

El representante estadounidense Henry Cuellar, demócrata que representa a San Antonio, dice que le preocupa la oleada de migrantes que se espera el mes que viene cuando se levante el Título 42.

De hecho, está tan preocupado que se une al creciente número de demócratas que se presentan a la reelección y que se oponen a la decisión del gobierno de Biden de poner fin a la política el próximo mes.

“Cuando empiezas a escuchar a los funcionarios de San Antonio hablando como los funcionarios de la frontera, diciendo ‘Necesitamos ayuda, necesitamos ayuda’, … entonces sabemos que el impacto se ha extendido 240 kilómetros o más”, dijo Cuellar.

De los más de 220.000 encuentros con migrantes reportados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en marzo, casi el 50% fueron expulsados bajo el Título 42. Pero a partir del próximo mes, los agentes fronterizos volverán a los protocolos anteriores a la pandemia y procesarán a todos los migrantes que encuentren. El gobierno de Biden también dice que aumentará el número de agentes federales en la frontera sur, aunque Cuellar argumenta que eso sigue poniendo la carga de la crisis humanitaria en manos de los municipios y las organizaciones sin fines de lucro.

Cuando pidió a la Casa Blanca un plan para hacer frente a la oleada posterior al Título 42, Cuellar dice que no quedó satisfecho con la respuesta.

“Dijeron que íbamos a notificar a las organizaciones sin ánimo de lucro que iba a llegar más gente”, dijo Cuellar. “Eso no es un plan. Eso es solo una notificación”.

Pagando por adelantado

En Travis Park, Myers continúa su trabajo, flotando de un migrante a otro, sonriendo mientras responde a las preguntas y tranquiliza a la gente. Un hombre se acerca a ella, preocupado por no tener un lugar donde pasar la noche.

“Espera aquí”, le dice Myers, y luego le explica que su nombre se añadirá a la lista de migrantes que se alojarán en el refugio del reverendo esa noche.

Myers, que comenzó a ser voluntaria con los migrantes en 2018, ayuda en el parque tres días a la semana. Ella dice que es testigo de actos de bondad todo el tiempo, y recuerda cuando un migrante recientemente le entregó sus últimos US$ 3 para “pagar por adelantado”.

Aunque la solución a la inmigración es complicada, dice Myers, ella ha encontrado algo fácil que puede hacer para contribuir: “Tratarlos con amabilidad, dignidad y respeto”.

*Con información de CNN