Canal Antigua

Somos Información

Expertos creen que es improbable una catástrofe como Chernobyl en Zaporiyia

2 min read

El temor a una catástrofe nuclear se ha reavivado en los últimos días debido a la intensificación de los bombardeos en torno a la enorme central nuclear de Zaporiyia, que las fuerzas rusas tomaron en marzo.

Los ataques al complejo, que se han intensificado a medida que se intensifican los combates en el sur de Ucrania, despertaron la preocupación por el espectro de una catástrofe nuclear, lo que ha llevado al organismo de control de las Naciones Unidas y a los líderes mundiales a exigir que se permita a una misión visitar el lugar y evaluar los daños.

¿Qué riesgo real existe en los combates?

Los expertos nucleares están dispuestos a desactivar algunas de las advertencias más alarmistas, explicando que la principal amenaza está más cerca de la propia central. Los expertos se muestran especialmente cautelosos ante cualquier comparación con la catástrofe de Chernóbil, cuya repetición es increíblemente improbable, según dijeron.

Leon Cizelj, presidente de la Sociedad Nuclear Europea, cree que “no es muy probable que esta central sufra daños”. Dijo que “en el caso muy improbable de que lo sea, el problema radiactivo afectaría sobre todo a los ucranianos que viven cerca”, en lugar de extenderse por todo el este de Europa, como ocurrió con Chernobyl.

“Si utilizamos la experiencia del pasado, Fukushima podría ser una comparación del peor escenario posible”, añadió Cizelj, en referencia a la grave pero más localizada fusión de la planta japonesa en 2011.

Las centrales nucleares utilizan una serie de sistemas auxiliares de seguridad, como generadores diésel y conexiones externas a la red, para mantener los reactores refrigerados. Zaporiyia también utiliza una balsa de aspersión, un depósito en el que se enfría el agua caliente del interior de la central. Si estos sistemas fallaran, el reactor nuclear se calentaría rápidamente, provocando una fusión nuclear.

Ese sería el peor escenario, según los expertos. Pero, aunque sería desastroso a nivel local, explicaron que no tendría un gran impacto en Europa en general.

“El principal peligro en este caso es el daño a los sistemas necesarios para mantener frío el combustible del reactor: líneas eléctricas externas, generadores diesel de emergencia, equipos para disipar el calor del núcleo del reactor”, dijo James Acton, codirector del Programa de Política Nuclear de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional.

“En una guerra, reparar estos equipos o aplicar contramedidas podría ser imposible. En el peor de los casos, el combustible podría fundirse y esparcir grandes cantidades de radiactividad en el medio ambiente”, agregó.