Buscan desesperadamente a sobrevivientes del choque de trenes en India

Al menos 288 personas murieron en el accidente ferroviario y se registran 900 heridos.

Los equipos de rescate de la India luchan por encontrar supervivientes tras el terrible accidente de tres trenes en el que murieron cientos de personas, en lo que constituye una de las peores catástrofes ferroviarias que ha vivido el país.

Se han confirmado al menos 288 muertos y más de 1.000 heridos tras la colisión el viernes de dos trenes de pasajeros y un tren de mercancías en la ciudad de Balasore, en el estado oriental de Odisha.

Sin embargo, los equipos de rescate prevén que el número de muertos aumente aún más, ya que se cree que muchas personas han quedado atrapadas bajo los vagones volcados.

“No tenemos muchas esperanzas de rescatar a nadie con vida”, declaró el jefe de los servicios de bomberos de Odisha, Sudhanshu Sarangi, al canal de noticias local NDTV.

La causa del accidente sigue sin estar clara, pero el ministro indio de Ferrocarriles, Ashwini Vaishnaw, declaró a la prensa el sábado que se ha ordenado una “investigación de alto nivel” sobre la colisión, que tuvo lugar en el noreste de Odisha, cerca de la estación de ferrocarril de Bahanaga.

El incidente ha generado repercusiones en toda la India, una nación de 1.400 millones de habitantes, suscitado nuevos llamamientos a las autoridades para que aborden los problemas de seguridad que afectan a los ferrocarriles del país desde hace décadas.

Los trenes de la India prestan servicio a 13 millones de pasajeros cada día, y aunque el gobierno ha invertido millones recientemente para mejorar sus vías férreas, años de abandono han provocado su deterioro.

Las imágenes de video y las fotografías tomadas en el lugar del accidente del viernes muestran escenas de caos y desesperación. Decenas de cadáveres yacen junto a los trenes destrozados, mientras la policía y los supervivientes permanecen cerca. Los efectos personales de los pasajeros pueden verse esparcidos por el interior de los vagones y las ventanas han quedado aplastadas, derramando cristales y restos metálicos por el suelo. Los vagones han quedado destrozados.

El accidente es uno de los peores de la historia reciente de la India.

Un superviviente que no quiso revelar su nombre dijo a la televisión local que se había quedado dormido y se despertó de un salto cuando el tren descarriló, haciendo que unas 15 personas cayeran encima de él.

“Estaba en el fondo de la pila. Tengo la mano herida, me duele mucho, y también la nuca”, dijo. “Cuando salí del tren, vi que alguien una persona había perdido la mano, una había perdido un miembro, una tenía la cara desfigurada”.

Donaciones masivas de sangre

Más de 115 ambulancias y varias unidades de los servicios de bomberos participan en las labores de rescate. Se han desplazado al lugar el ejército indio, equipos de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres, la Fuerza de Acción Rápida en Desastres de Odisha y los servicios de bomberos del estado.

Cientos de personas se han congregado frente a los hospitales locales para donar sangre, en una muestra masiva de solidaridad y apoyo. De la noche a la mañana se recogieron unas 500 unidades de sangre, de las que actualmente hay 900 en reserva.

Manish, un voluntario, intentó donar sangre en el hospital Soro Block, pero no pudo entrar porque ya estaba abarrotado de gente ofreciéndose a ayudar.

“Hay literalmente cadáveres por todas partes”, dijo. “Los pasajeros heridos están siendo atendidos fuera del hospital por falta de camas”.

El primer ministro indio, Narendra Modi, tuiteó el viernes sus condolencias.

“Afligido por el accidente de tren en Odisha. En esta hora de dolor, mis pensamientos están con las familias en duelo”, escribió.

El sábado se guardará luto en el estado.

La envejecida infraestructura de trenes en India

La extensa red ferroviaria de la India adolece de unas infraestructuras envejecidas y un mantenimiento deficiente, factores citados a menudo en los accidentes.

En 2021, más de 16.000 personas murieron en casi 18.000 accidentes ferroviarios en todo el país.

Según los Registros Nacionales de Delitos, la mayoría de los accidentes ferroviarios—el 67,7%— se debieron a caídas de trenes y colisiones entre trenes y personas en la vía.

El número de víctimas mortales del accidente del viernes ya ha superado al de otro tristemente célebre siniestro ocurrido en 2016, cuando más de 140 personas perdieron la vida en un descarrilamiento en el norte del estado de Uttar Pradesh.

El último accidente se produce en momentos en que la India lleva a cabo una importante revisión de sus infraestructuras, en la que el país invierte millones para modernizar las conexiones de transporte.

En febrero, Modi inauguró el primer tramo de una autopista de 1.386 kilómetros que une la capital, Nueva Delhi, con el centro financiero de Bombay.

También está en marcha la construcción del Corredor Occidental Dedicado al Transporte de Mercancías, que pretende descongestionar la red ferroviaria india.

Este mismo año se inaugurará el puente de Chenab, el más alto del mundo, en la región de Jammu y Cachemira.

Marco Sajquin

Marco Sajquin

Deje su comentario