Subastan por US$294 mil reloj por el que detuvieron a Arnold Schwarzenegger

El actor fue detenido en el aeropuerto de Munich por no declarar el costoso reloj.

El reloj de mano que por el que detuvieron a Arnold Schwarzenegger en el aeropuerto de Múnich, al no declararlo, recaudó 270.000 euros (unos 294.000 dólares) después de que se subastara en una cena en Austria para la organización benéfica del actor, la Iniciativa Climática Schwarzenegger.

Al evento, que recaudó 1,31 millones de euros en total, asistió el enviado climático de Estados Unidos, John Kerry, junto a muchos otros visionarios de la acción climática. También se subastaron piezas de arte y joyas únicas.

“En medio de la lucha actual contra la contaminación, también soy testigo del progreso que se ha logrado. Hemos recorrido un largo camino. Hoy, mucha gente está aquí para ser parte de la solución”, dijo Schwarzenegger durante la cena. “Extiendo mi agradecimiento a todos los que se han sumado a mi lucha contra la contaminación”, añadió.

Schwarzenegger enfrenta un proceso fiscal penal por no declarar el reloj Audemars Piguet a los funcionarios de aduanas en Munich, después de desembarcar un vuelo desde Los Ángeles, dijo a CNN un funcionario de prensa de la aduana de la ciudad este miércoles.

“No declaró ningún producto. Un producto que fue importado de países no pertenecientes a la Unión Europea para permanecer en la UE. Y este proceso se aplica a todos”, afirmó el responsable de prensa Thomas Meister.

Meister dijo que el exgobernador de California y estrella de “Terminator” quedó en libertad y continuó con su viaje después de permanecer retenido durante más de dos horas.

El actor acordó pagar por adelantado los posibles impuestos durante el servicio, pero la máquina de tarjetas de crédito que llevaron los agentes no funcionó a pesar de que lo intentaron durante una hora, entonces se dieron por vencidos y lo llevaron a un banco y le pidieron que retirara efectivo de un cajero automático, dijo a CNN una fuente cercana al actor.

El cajero automático al que lo llevaron tenía un límite demasiado bajo y el banco estaba cerrado.

Cuando regresó, un nuevo agente trajo una otra máquina de tarjetas de crédito que funcionó, agregó la fuente.

Marco Sajquin

Marco Sajquin

Deje su comentario