Canal Antigua

Somos información

Coronavirus: los parques infantiles quedaron en silencio y abandonados debido a la pandemia

2 minutos de lectura

La fisonomía del mundo cambió a partir de la irrupción del coronavirus. No solo las ciudades tienen un ritmo diferente sino que los espacios públicos sufren las consecuencias de la escasez de público.

En las plazas, en lugar de las risas alegres de los niños, ahora se escucha el canto de los pájaros o, tal vez, un auto solitario que circula por ahí. Los parques infantiles de todo el mundo se quedaron vacíos, en silencio y abandonados por la pandemia.

Las cintas amarillas se colocan en los juegos para evitar que el público vaya igual. (Foto: AP/Charlie Riedel)
Las cintas amarillas se colocan en los juegos para evitar que el público vaya igual. (Foto: AP/Charlie Riedel)

Desde Moscú a Mumbai, en las barras de juegos y los cajones de arena ya no hay gente y están rodeados de cintas amarillas, cercas temporales y señales que anuncian su cierre, apunta la agencia AP que recorrió varios de estos lugares para mostrarlos.

En Santiago de Chile recurrieron a anular las hamacas. (Foto: AP/Esteban Felix)
En Santiago de Chile recurrieron a anular las hamacas. (Foto: AP/Esteban Felix)

En Caracas, Venezuela, un hombre aparece en un parque mientras duerme en un banco, que en otros tiempos, habría estado ocupado por un padre que vigilaba cómo su hijo corría junto a sus amigos.

La frase "que no se pierda el brillo de tus ojos" en la pared de un parque de Caracas, Venezuela. (Foto: AP/Ariana Cubillos)
La frase «que no se pierda el brillo de tus ojos» en la pared de un parque de Caracas, Venezuela. (Foto: AP/Ariana Cubillos)

En otras zonas del mundo como en Budapest, Hungría, a los parques los clausuran con una cinta de plástico amarillo, como si fuera la escena de un delito. La fina capa de nieve que cubre la zona del sector fotografiado por el equipo de AP, en unos días, se derretirá por los primeros calores de la primavera que empezó allí hace poco.

Un parque en Budapest, Hungría. (Foto: AP/Martos Monus/MTI)
Un parque en Budapest, Hungría. (Foto: AP/Martos Monus/MTI)
Un juego para nenes chicos en Tel Aviv, encintado para evitar su uso. (Foto: AP/Oded Balilty)
Un juego para nenes chicos en Tel Aviv, encintado para evitar su uso. (Foto: AP/Oded Balilty)

La fisonomía de los juegos, además, también es distinta en el presente. En Santiago de Chile, por ejemplo, las hamacas están atadas entre sí para impedir que alguna persona viole la cuarentena y vaya con sus hijos a jugar. Los niños, en general, son asintomáticos cuando se infectan con el virus pero lo transmiten por igual.

En Estados Unidos colocan carteles con el aviso de cierre de los parques. (Foto: AP/Keith Srakocic)
En Estados Unidos colocan carteles con el aviso de cierre de los parques. (Foto: AP/Keith Srakocic)

Las imágenes de los «parques infantiles fantasma» impactan no solo por el presente, sino por el futuro: va a pasar mucho tiempo para que esos lugares vuelvan a ser un escenario de risas y juegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *