Canal Antigua

Somos información

NASA revela datos clave sobre el asteroide Bennu

6 minutos de lectura

Bennu es uno de los asteroides conocidos más peligrosos de nuestro sistema solar. Gracias a la visita de una nave espacial de la NASA, los científicos tienen una comprensión mucho mayor del asteroide, sus próximos acercamientos más cercanos a la Tierra y si podría impactar nuestro planeta.

Si bien la misión OSIRIS-REx de la NASA pasó más de dos años en órbita alrededor de Bennu, pudo recopilar información sin precedentes, así como una muestra que actualmente regresa a la Tierra. La muestra llegará en septiembre de 2023.

Los datos recopilados por Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer permitieron un seguimiento preciso de los movimientos del asteroide hasta el año 2300, hallazgos que reducen las incertidumbres que los científicos tenían sobre la órbita futura del asteroide.

El asteroide tiene una probabilidad de 1 en 1.750 de impactar la Tierra hasta el 2300.

El asteroide hará su próximo acercamiento más cercano a la Tierra en 2135. Si bien Bennu no se acercará lo suficiente como para representar una amenaza para la Tierra, saber su trayectoria exacta puede ayudar a los científicos a comprender mejor cómo la gravedad de nuestro planeta cambiará la órbita futura del asteroide alrededor del Sol. Esto también podría afectar las posibilidades de que Bennu impacte la Tierra después de 2135.

Bennu hará su acercamiento más cercano el 24 de septiembre de 2182, con una probabilidad de 1 en 2.700 de impactar la Tierra ese día. Los investigadores están de acuerdo en que el riesgo de que Bennu impacte la Tierra es bajo, y la NASA continuará observando la órbita del asteroide durante los próximos años.

Un estudio basado en los hallazgos publicados el miércoles en la revista Icarus.

«La misión de Defensa Planetaria de la NASA es encontrar y monitorear asteroides y cometas que pueden acercarse a la Tierra y pueden representar un peligro para nuestro planeta», dijo Kelly Fast, gerente del Programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra en la sede de la NASA en Washington, en una declaración.

«Llevamos a cabo este esfuerzo a través de estudios astronómicos continuos que recopilan datos para descubrir objetos previamente desconocidos y refinar nuestros modelos orbitales para ellos. La misión OSIRIS-REx ha brindado una oportunidad extraordinaria para refinar y probar estos modelos, ayudándonos a predecir mejor en qué punto estará Bennu cuando se acerque a la Tierra dentro de más de un siglo».

Estudio de un asteroide de cerca

La misión OSIRIS-REx llegó hasta Bennu en diciembre de 2018 y partió de ahí a principios de este año el 10 de mayo, cargada con la muestra que recogió de la superficie del asteroide. A pesar de que la nave espacial está a un par de años de regresar a la Tierra, ha estado enviando datos que revelan lo que aprendió sobre Bennu todo el tiempo. Esto permitió a los científicos saber que se trata de un asteroide de escombros con forma de peonza, compuesto de rocas unidas por la gravedad. Tiene aproximadamente 500 metros de ancho.

«Los datos de OSIRIS-REx nos brindan información mucho más precisa, podemos probar los límites de nuestros modelos y calcular la trayectoria futura de Bennu con un alto grado de certeza hasta 2135», dijo el autor principal del estudio, Davide Farnocchia, científico en el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, en un comunicado. «Nunca antes habíamos modelado la trayectoria de un asteroide con esta precisión».

El Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra, con sede en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, puede usar datos de asteroides para calcular sus trayectorias, predecir su movimiento futuro y evaluar si existe o no la posibilidad de un impacto.

Las órbitas de los asteroides alrededor del Sol cambian con el tiempo y las cosas más pequeñas pueden cambiarlas. Específicamente, los investigadores querían determinar si Bennu experimentará un «ojo de cerradura gravitacional» durante su primer acercamiento cercano a la Tierra en 2135. Un ojo de cerradura gravitacional es una pequeña región del espacio donde la gravedad de un planeta puede alterar la órbita de un asteroide que pasa.

Si Bennu pasa a través de uno de estos en un momento determinado debido a la gravedad de la Tierra, podría poner a Bennu en el curso de un impacto futuro con nuestro planeta.

Si Bennu pasa a través de un ojo de cerradura gravitacional, «entonces la gravedad de la Tierra modificaría el movimiento de Bennu en la cantidad justa para ponerlo en una trayectoria de colisión en una fecha posterior en el siglo XXII», dijo Farnocchia.

Antes de este estudio, a los científicos les preocupaba que Bennu pudiera tener 26 cerraduras gravitacionales potenciales para atravesar. Ahora, solo les preocupan dos de ellos.

«Pero debemos tener en cuenta que la probabilidad de impacto, en general, es muy pequeña», dijo Farnocchia. «De hecho, existe una probabilidad del 99,94% de que no haya una trayectoria de impacto. Por lo tanto, no hay ningún motivo particular de preocupación».

Bennu en movimiento

El calor del Sol puede causar algo llamado efecto Yarkovsky en los asteroides. A medida que los asteroides orbitan alrededor del Sol, se calientan y enfrían repetidamente a medida que giran. A medida que el asteroide gira a través de este cambio de temperatura, libera energía y el asteroide recibe un pequeño empuje.

«El efecto Yarkovsky actuará en todos los asteroides de todos los tamaños, y aunque se ha medido desde lejos para una pequeña fracción de la población de asteroides, OSIRIS-REx nos dio la primera oportunidad de medirlo en detalle mientras Bennu viajaba alrededor del Sol», dijo el coautor del estudio Steve Chesley, científico investigador senior del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado. «El efecto sobre Bennu es equivalente al peso de tres uvas que actúan constantemente sobre el asteroide; minúsculo, sí, pero significativo para determinar las posibilidades de impacto futuro de Bennu en las décadas y siglos venideros».

Otras fuerzas pueden alterar el movimiento de los asteroides, incluida la gravedad del Sol, otros planetas, lunas y otros asteroides. El polvo en el sistema solar y la corriente cargada de partículas solares, llamada viento solar, también pueden afectar la órbita de Bennu. Y durante la misión OSIRIS-REx, el equipo se sorprendió al observar la superficie de Bennu expulsando partículas al espacio, lo que también podría desempeñar un papel.

Si bien el objetivo de la misión era recolectar una muestra de Bennu y devolverla a la Tierra, la información obtenida sobre los asteroides cercanos a la Tierra y lograr mejores cálculos de sus órbitas es crucial.

«Los datos orbitales de esta misión nos ayudaron a apreciar mejor las posibilidades de impacto de Bennu durante los próximos dos siglos y nuestra comprensión general de los asteroides potencialmente peligrosos, un resultado increíble», dijo Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx y profesor de la Universidad de Arizona, en un comunicado.

 

 

*Con información de CNÑ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *