Terapias naturales que ayudan contra el dolor neuropático

0
657

En los últimos años se han aceptado algunas terapias naturales como complemento contra el dolor neuropático. Si bien no son un tratamiento de primera línea contra esta condición, pueden sugerirse a los pacientes como coadyuvantes para mejorar los síntomas y tener una mejor calidad de vida.

El dolor neuropático es aquel que aparece como consecuencia de una lesión o disfunción del sistema nervioso, como lo define la Asociación Internacional para el estudio del dolor -IASP, por sus siglas en inglés. Puede localizarse en el sistema nervioso central -médula ósea y cerebro- o zonas periféricas -nervios, plexos y terminaciones nerviosas microscópicas.

A menudo se trata de un dolor crónico y severo cuyo tratamiento puede llegar a ser difícil. Por ello, es necesario consultar al médico y evaluar las opciones terapéuticas según el caso. De todos modos, como hemos comentado, también pueden considerarse algunas terapias naturales que parecen ayudar a manejar los síntomas. En el siguiente espacio las detallamos.

Terapias naturales para el dolor neuropático

De acuerdo con información publicada en The Lancet Neurology, el dolor neuropático está caracterizado por ser un dolor espontáneo continuo o punzante que aparece después de estímulos nocivos o no nocivos. En los pacientes que lo padecen, las respuesta de dolor están amplificadas, lo que disminuye su calidad de vida.

Dada su complejidad, tanto su diagnóstico como su tratamiento son difíciles de establecer. Sin embargo, y según esta misma fuente, hay tratamientos farmacológicos avanzados que pueden ayudar al control de los síntomas. Estos incluyen opciones como:

  • Amitriptilina, gabapentina y pregabalina, que suelen ser la primera línea de elección.
  • Duloxetina, una segunda opción.
  • Opioides, tramadol y fármacos de aplicación tópica.
  • Otros fármacos antiepilépticos y antidepresivos.

Ahora bien, gracias a investigaciones recientes, se han propuesto algunas terapias naturales que podrían contribuir al manejo de los síntomas del dolor neuropático. Si bien resulta conveniente consultar primero con el profesional antes de iniciar su práctica, son opciones que pueden considerarse dentro del tratamiento. Veamos en detalle.

Acupuntura

Persona en sesión de acupuntura para el dolor neuropático
La acupuntura puede ser coadyuvante para mejorar la circulación sanguínea y reducir la respuesta al dolor

La acupuntura es un tipo de terapia complementaria que forma parte de la medicina tradicional china. Durante su práctica se insertan pequeñas agujas en la piel, en varios puntos de presión, con el objetivo de ayudar a equilibrar la energía dentro del cuerpo.

Desde el punto de vista de la medicina occidental, este tipo de terapia contribuye a estimular los nervios y los músculos. Por ello, se considera que puede ser coadyuvante para mejorar la circulación sanguínea y reducir la respuesta al dolor. No obstante, son necesarios más estudios al respecto.

A pesar de esto, muchos pacientes con dolor neuropático han optado por recurrir a esta terapia para mejorar sus síntomas. Un estudio piloto publicado en European Journal of Neurology encontró resultados interesantes en el manejo del dolor causado por esta condición.

En cualquier caso, es una terapia que debe aplicarse de la mano de profesionales con licencia, ya que también acarrea riesgos. Una mala práctica puede conducir a lesiones, infecciones y otra variedad de complicaciones.

Ejercicio físico

Una de las mejores terapias naturales en caso de dolor neuropático es el ejercicio físico. De hecho, en la medicina convencional es uno de los hábitos que se sugieren para mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes afectados por esta condición.

La práctica regular de ejercicio ayuda a incrementar el tono muscular y favorece la circulación; por eso, puede contribuir a calmar algunos síntomas de la neuropatía. Un estudio publicado en Frontiers in Cellular Neuroscience determinó que el entrenamiento físico ayuda a mejorar la función nerviosa y disminuye el dolor neuropático, así como otros tipos de disfunción sensorial, como el entumecimiento.

Por otro lado, el ejercicio también favorece el control de los niveles de glucosa en la sangre, lo que ayuda a disminuir el riesgo de las complicaciones relacionadas con la neuropatía diabética. Lo ideal es comenzar de manera gradual, sin exceder la capacidad física. Además, es conveniente solicitar apoyo de un entrenador profesional o fisioterapeuta.

Meditación y yoga

La meditación contribuye a reducir la fatiga y el dolor causado por la neuropatía

Técnicas como la meditación y el yoga pueden considerarse complementarias en caso de dolor neuropático. Ambas prácticas pueden ayudar a la persona a afrontar mejor el dolor causado por su condición. Asimismo, son ideales para calmar el estrés y otras emociones que pueden empeorar la dolencia.

Una investigación publicada en International Journal of MS Care determinó que la meditación contribuye a reducir la fatiga y el dolor causado por la neuropatía. Además, también contribuye a mejorar la salud mental de los pacientes, quienes son propensos a tener estrés, ansiedad y depresión.

Entre tanto, un estudio reciente en Annals of Neurosciences señala que las prácticas yóguicas podrían usarse como complemento para controlar el dolor neuropático causado por lesiones de la médula ósea. Su práctica cuidadosa podría incidir de forma positiva en el manejo del dolor.

Las recomendaciones para practicar ambas disciplinas son similares, y de hecho pueden combinarse. Lo ideal es buscar un espacio tranquilo y cómodo, alejado de cualquier distracción. Además, de ser posible, se debe hacer con ayuda de un experto en el tema que pueda orientar correctamente su práctica.

¿Hay otras terapias naturales para el dolor neuropático?

Además de las terapias naturales mencionadas, hay otras opciones que pueden tenerse en cuenta en caso de dolor neuropático. Lo más importante es tener claro que ninguna sustituye el tratamiento médico y deben aplicarse con la debida precaución. Las opciones incluyen:

  • Tomar baños con agua tibia.
  • Usar ungüentos tópicos con capsaicina.
  • Asegurar un óptimo aporte de vitaminas, especialmente del complejo B.
  • Emplear aceites esenciales a través de masajes o aromaterapia.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Si te aqueja esta condición, recuerda mantener chequeos médicos regulares. Los médicos y especialistas sanitarios son los únicos que pueden indicar un tratamiento completo ante este tipo de dolor. ¡Tenlo en cuenta!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí