Tormenta Invernal deja al menos 9 muertos en EE. UU.

Este viernes Estados Unidos sufrió con una enorme tormenta con temperaturas gélidas, fuertes vientos y fuertes nevadas, causó la muerte a por lo menos nueve personas, dejó sin electricidad a más de un millón de clientes y arruinó los planes de vacaciones de costa a costa.

A medida que avanza por el medio oeste y el este, se espera que la tormenta se intensifique y causa condiciones sombrías en las carreteras con poca visibilidad y calles cubiertas de hielo.

Todos los modos de viaje (aviones, trenes y automóviles) han sido afectados: cientos de kilómetros de carreteras cerradas y cancelaciones de vuelos que aumentan rápidamente. En Nueva York, las inundaciones a lo largo del Ferrocarril de Long Island obligaron a cerrar temporalmente parte del ramal de Long Beach.

Se han reportado al menos 9 muertes desde el miércoles.

En Kansas City, una persona murió después de perder el control de su Dodge Caravan en caminos helados el jueves por la tarde, según el Departamento de Policía de Kansas City. “La Dodge cayó por el terraplén, sobre el muro de contención de cemento y aterrizó boca abajo, sumergido en Brush Creek”, informó la policía en un comunicado.

En Kentucky, tres personas murieron debido a la tormenta, incluidas dos en accidentes automovilísticos y la otra una persona con “vivienda insegura” en Louisville, indicó el gobernador Andy Beshear. El cuerpo del hombre fue encontrado afuera sin signos evidentes de trauma y una autopsia determinaría la causa de la muerte, dijo la policía.

Y en Ohio, cuatro personas han muerto “como resultado de accidentes automovilísticos relacionados con el tiempo” y varias otras han resultado heridas, según el gobernador Mike DeWine.

El frío amenazante para la vida ha llegado hasta la costa del Golfo y la frontera con México, con temperaturas bajo cero reportadas hasta el sur de Austin y Atlanta. Muchos lugares en el este de EE.UU. vivirán su Nochebuena más fría en décadas a medida que la ráfaga del Ártico alcanza su punto máximo.

A medida que avanza hacia el este por todo el país, se espera que la tormenta se convierta en un “bomba ciclónica”, una tormenta que se fortalece rápidamente y que deja caer 24 milibares de presión en 24 horas. Se pronosticó que la presión de la tormenta igualaría la de un huracán de categoría 2 a medida que avanzaba hacia los Grandes Lagos el viernes por la mañana.

Casi 5.300 vuelos del viernes habían sido cancelados hasta las 7:30 p.m. (hora de Miam), después de casi 2.700 cancelaciones el jueves, según el sitio de seguimiento de vuelos FlightAware.

Picture of Alessandro Guirola

Alessandro Guirola

Deje su comentario