Canal Antigua

Somos información

En Shanghái trasladan a anciano a la morgue cuando aún estaba vivo

3 minutos de lectura

Un anciano residente de Shanghái se declaró muerto por error y fue llevado a la morgue en una bolsa para cadáveres, en la última señal de disfunción en la ciudad azotada por la COVID-19, donde millones de personas permanecen bajo confinamiento forzado por el gobierno.

Un video, grabado por un transeúnte, muestra el momento en que varios trabajadores vestidos de pies a cabeza con equipos de protección retroceden al darse cuenta de que el hombre sigue vivo. Las imágenes se han hecho virales en las redes sociales chinas, provocando horror e indignación.

El video, publicado este domingo, muestra la cabeza del hombre saliendo de la bolsa amarilla para cadáveres mientras los trabajadores la levantan de un vehículo.

 

Se oye a la persona que graba el video, aparentemente desde un edificio cercano, decir: «El asilo de ancianos es un desastre. Enviaron a una persona viva en un carro fúnebre y dijeron que estaba muerta. El personal de la funeraria dijo que seguían moviéndose… Es irresponsable, realmente irresponsable».

En la plataforma china Weibo, similar a Twitter, muchos expresaron su incredulidad ante un error tan grave, especialmente en Shanghái, que durante mucho tiempo ha sido considerada la ciudad más progresista y moderna de China.

«Los problemas de Shanghái quedaron totalmente expuestos esta vez», decía un comentario popular en Weibo.

«Esto cuenta como homicidio doloso», escribió otro usuario.

Muchos otros señalaron que el hombre podría haber sido enterrado o incinerado si no hubiera sido descubierto con vida. «Al gobierno no le importa… ¿qué está pasando en Shanghái?», decía un comentario.

El gobierno del distrito respondió al incidente el lunes, diciendo en un comunicado que el anciano estaba ahora en condición estable.

Se destituyó a tres funcionarios de la Oficina de Asuntos Civiles y de la Oficina de Desarrollo Social del distrito, y también se destituyó al director del asilo de ancianos.

Las autoridades también revocaron la certificación de un médico implicado, a quien se está investigando, según el diario estatal Global Times.

El centro financiero ha estado luchando contra un brote de casos de COVID-19 desde principios de marzo, y está bajo confinamiento en toda la ciudad desde el 31 de marzo. Se convirtió en el centro del brote más extenso de China, con un aumento de los casos y la introducción de medidas de confinamiento en numerosas ciudades.

Durante semanas, el confinamiento prohibió a casi todos los 25 millones de residentes salir de sus casas o complejos residenciales, lo que provocó un caos logístico, ya que muchos se quejaron de que no podían acceder a productos básicos como alimentos, agua, productos sanitarios e incluso atención médica para emergencias no relacionadas con el cólera.

La semana pasada, las autoridades dijeron que algunos barrios podrían empezar a suavizar las medidas de confinamiento si no habían informado de ningún caso en las últimas dos semanas, permitiendo a algunos barrios una medida de libertad dentro de su distrito.

Hasta este martes, más de 8,2 millones de residentes de Shanghái seguían teniendo prohibido salir de sus complejos residenciales.

Mientras tanto, los casos también están aumentando en la capital nacional, Beijing, donde se han cerrado escuelas y otros espacios públicos como bibliotecas y centros comerciales. Más de 20 millones de residentes se someterán a tres rondas más de pruebas masivas esta semana, además de varias rondas implementadas la semana pasada, anunciaron las autoridades el lunes.

*Con información de CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *