Canal Antigua

Somos Información

Elon Musk quiere “autenticar a todos los humanos reales” en Twitter

5 min read

Mientras el público revisa el feed de Twitter de Elon Musk en busca de pistas sobre cómo el empresario multimillonario tiene la intención de administrar la plataforma de redes sociales que está comprando por US$ 44.000 millones, se destaca un tuit misterioso: “autenticar a todos los humanos reales”.

Esa propuesta críptica es lo suficientemente vaga como para hacer que la gente se ponga a adivinar lo que Musk tiene en mente, pero lo suficientemente específica como para ofrecer varios caminos posibles mientras busca moldear Twitter más a su gusto.

Por ejemplo, Musk podría buscar exigir nombres reales en las cuentas. O tal vez puede continuar permitiendo seudónimos pero requerirá una identificación con foto o la integración con servicios de terceros donde los usuarios ya son conocidos.

Dependiendo del resultado, el plan podría tener grandes ramificaciones para los cientos de millones de usuarios de Twitter.

El impulso de Musk para “autenticar” a los usuarios de Twitter se deriva de una de sus mayores molestias con la plataforma: las cuentas de spam, particularmente aquellas que promueven las estafas de criptomonedas. A menudo no es difícil encontrar estas cuentas al acecho en las respuestas a los tuits de Musk; muchos incluso intentan beneficiarse con su celebridad y atraer a los desprevenidos haciéndose pasar por él.

No ayudó que en el verano de 2020, la cuenta verificada de Musk se vio afectada por un hackeo generalizado de Twitter que llevó a usuarios, incluidos el expresidente Barack Obama y Kanye West, a difundir inadvertidamente una estafa de bitcoin. Musk ha dicho que los bots de spam de criptomonedas representan el “problema más molesto” de Twitter.

El diagnóstico de Musk puede reflejar las experiencias de un tipo de usuario muy particular, pero sucede que este usuario pronto controlará el diseño de la plataforma. Como parte de su solución para luchar contra los bots de criptomonedas, Musk quiere que sea más fácil separar las cuentas reales de las falsas bajo su propuesta de “autenticar a todos los humanos reales”.

Si el objetivo es garantizar que cada cuenta esté vinculada a una persona de carne y hueso, la plataforma necesitará alguna forma de verificar que son reales. Una posibilidad es una expansión del programa de verificación existente de Twitter.

Actualmente, para recibir una insignia azul en sus cuentas, los usuarios deben proporcionar un enlace a un sitio web oficial al que están afiliados, una dirección de correo electrónico oficial o una forma de identificación emitida por el gobierno. Musk podría no requerir identificación, pero requerir que los usuarios usen sus nombres reales.

También podría explorar otros métodos, como vincular cuentas a tarjetas de crédito o confiar más en CAPTCHA para derrotar a los bots, dijo Jillian York, directora para la libertad de expresión internacional en el grupo de derechos digitales Electronic Frontier Foundation. (Sin embargo, los CAPTCHA no son una panacea; a medida que los bots se han vuelto más sofisticados, los CAPTCHA se han vuelto cada vez más difíciles de resolver para los humanos en lo que podría describirse como una carrera armamentista tecnológica).

Sea cual sea el método que elija, York y otros expertos dijeron que es probable que Musk se enfrente a desafíos que se dividen en dos categorías principales: acceso y privacidad.

El acceso consiste en garantizar que todas las personas que deseen utilizar Twitter puedan acceder a la plataforma. Con un sistema que vincula las cuentas a las tarjetas de crédito, por ejemplo, York dijo que Twitter correría el riesgo de excluir a todos aquellos que no las tienen. Tal vez son demasiado jóvenes para tener una tarjeta de crédito o tienen mal crédito y no pueden ser aprobados. Tal vez no les guste que las transacciones de sus tarjetas de crédito se intercambien con intermediarios de datos o simplemente prefieran usar efectivo por razones culturales. Vincular la autenticación al crédito al consumidor “excluiría a millones de personas”, dijo York.

Luego está el tema de la privacidad. Si bien muchos usuarios pueden sentir que no tienen nada que ocultar, un sistema que obliga a los usuarios a enviar su información de identificación personal crea un único punto de falla. No solo más usuarios tendrían que confiar en Twitter para no abusar de su información personal, sino que Twitter en sí mismo se convertiría en un objetivo mucho más importante para los gobiernos represivos (que podrían usar demandas legales para obligar a Twitter a entregar la información) o los ciberdelincuentes motivados por el robo de identidad.

Según los reportes, los ciberdelincuentes incluso se han hecho pasar por agentes de la ley reales para atender solicitudes gubernamentales fraudulentas de datos de empresas tecnológicas. Twitter podría prometer eliminar los registros, pero simplemente mitigaría un riesgo que creó para sí mismo.

El tema de la privacidad es particularmente preocupante para los grupos de derechos humanos, dijo Natalia Krapiva, abogada del grupo de derechos digitales Access Now, “especialmente para las personas en países como Rusia y otros donde las personas son severamente perseguidas por criticar al gobierno o cubrir eventos políticos importantes como las protestas, la corrupción o la guerra en Ucrania”.

Incluso una política de nombres reales podría resultar desafiante. Facebook tiene algo de experiencia con esto; la empresa se vio obligada a realizar cambios en su política de nombres en 2015 después de que los críticos señalaran que las víctimas de abuso y otros grupos vulnerables tenían buenas razones para usar seudónimos. Los cambios en Facebook elevaron el nivel de exigencias al reportar un nombre falso y permitieron a los usuarios dar razones a la empresa por las que evitan usar sus nombres reales.

Esto apunta a lo complejo que puede ser traducir un principio que suena simple como “autenticar a todos los humanos reales” en una característica funcional del producto. El problema no es el objetivo o la motivación; es que los humanos son criaturas complicadas con circunstancias personales que rara vez encajan perfectamente en cajas.

Después de años de prueba y error, las plataformas tecnológicas ya han desarrollado lecciones importantes sobre la autenticación de usuarios que podrían beneficiar a Musk, dijo York.

“Si simplemente quiere decir cosas como CAPTCHA, creo que se llevará una sorpresa”, dijo York. “Ha hablado mucho sobre cómo se deshará de los bots, pero Twitter ha estado tratando de hacer eso durante años y creo que pronto se dará cuenta de que no es un problema fácil de resolver”.

*Con información de CNN