ACTUALIDAD

Emprendedores

27 abril, 2017 Redaccion Contrapoder

Escrito por Juan Carlos Coronado Vásquez

No podemos darnos el lujo de dejar de estudiar y aprender.

Hace ya casi un año tuve el privilegio de ser invitado a formar parte de los catedráticos de UFM Acton MBA in Entrepreneurship. Desde la primera clase a la que llegué, me di cuenta de que este sistema educativo era diferente, un sistema disruptivo. En él, alumnos y catedráticos deben asistir bien preparados con el caso que va a ser discutido ese día. El resultado fue sorprendente, ya que nunca imaginé lo enriquecedora que sería esta nueva experiencia.

Seguí en el proceso de inducción y cuando terminé y tocó mi turno de dar la “primera clase”, ¿cuál fue mi mayor sorpresa? Algo que en mis 15 años de carrera como emprendedor, con buenas y malas experiencias, creía que no era posible: consideraba que los emprendedores se hacían solos y que existían muy pocas herramientas externas en las que ellos se podían apoyar, capacitar y mejorar. Me di cuenta de que con Acton no era así. Al igual que cualquiera que sea la meta planteada en nuestras vidas, generar riqueza, agregar valor en el mundo o tener una familia, lo más importante es que el resultado de nuestro esfuerzo se pueda maximizar.

Empiezo a ver un intercambio de ideas, discusiones intensas, formas de pensar diferentes en las que tanto el maestro como el estudiante, aportan en igualdad de condiciones. Este es un sistema con reglas claras y, sobre todo, con mucho respeto por los miembros de la clase. Mi horizonte de competencias empieza a cambiar y en lugar de estar enseñando lo mucho o poco que sé, empiezo a aprender.

Encuentro a estudiantes que gracias a sus especializaciones y experiencias de vida, comienzan a exponer y aportar puntos de vista muy distintos a mis interpretaciones del caso que estamos viendo y lo más sorprendente es el cambio en el resultado de lo que se había planificado y esperado de la clase. Es impresionante.

Me empiezo a dar cuenta de que estoy aprendiendo y que hay herramientas para los emprendedores; cambia mi mentalidad, mi vida la empiezo a planificar de forma diferente, ahora en mis prioridades y en el día a día dispongo de un momento para estudiar, leer y capacitarme.

¿Qué daría para que en los inicios de mi carrera como emprendedor hubieran existido estas herramientas? (Tal vez sí las había, pero no las conocía.) ¿Dónde estaría hoy? ¿Qué errores no hubiera cometido? ¿Qué resultados tendría?

Nunca es tarde para seguir aprendiendo. Por ello, los invito a que poco a poco se involucren en alguna actividad en la cual los emprendedores aprendan algo nuevo y eso les ayude a ser mejores. Recuerden que al igual que buscamos hacer crecer nuestras empresas, debemos procurar crecer como personas.

Gracias a estas nuevas experiencias que he tenido en mi vida –la que se ha vuelto mucho más placentera–, rindo tributo al fundador de Acton MBA, así como a los catedráticos, alumnos y staff de UFM Acton MBA in Entrepreneurship por dedicarle el tiempo a convertirse y ayudar a formar mejores emprendedores.

Estoy seguro de que esta nueva generación de emprendedores que se están formando en Acton, cuentan con muchas más competencias para contribuir de forma inimaginable con la sociedad.

Comentarios

comentarios



RELACIONADOS