Prohibirán el consumo de carne de perro en Corea del Sur

El parlamento de la nación asiática aprobó un proyecto de ley que busca ponerle fin a la crianza y sacrificio de perros para su posterior consumo.

El pasado martes 9 de enero del 2024, se dio a conocer la noticia de que el parlamento de Corea del Sur aprobó un proyecto de ley que busca prohibir la crianza y el sacrificio de perros para el consumo. Con esta apuesta se planea ponerle fin a una práctica tradicional de la nación asiática bastante controvertida que generó muchos debates a nivel nacional en los últimos años. Sorpresivamente dicho proyecto de ley recibió el apoyo bipartidista en medio del dividido panorama político que se vive en Corea del Sur. Las opiniones sobre el consumo de la carne de perro se han ido transformando en las últimas décadas debido a la rápida industrialización que se ha dado en el país.

De acuerdo con la Asamblea Nacional de Corea del Sur, este proyecto que busca convertirse en una ley, prohibirá la distribución y venta de productos alimenticios que estén preparados o procesados con ingredientes que proceden de los caninos. Sin embargo, algo que resalta sobre la legislatura es que las personas que consuman carne de perro o productos relacionados no estarán sujetas a ser sancionados, lo que significa que la ley va dirigida principalmente a quienes se encuentran laborando en la industria, como los criadores y vendedores de perros.

El proyecto de ley establece que cualquiera que asesine a un canino con el fin de consumirlo, puede enfrentar un castigo de hasta 3 años de prisión o una sanción económica de 30 millones de won coreanos que equivalen a US$ 23,000 dólares. Así mismo, cualquier persona que se dedique a la crianza de perros para consumo o que adquiera, transporte, almacene o venda alimentos preparados a partir de caninos también podrá enfrentar los castigos previamente mencionados. Según el comité, los propietarios de granjas, restaurantes donde comercializan carne de perro y otros trabajadores involucrados con la venta de estos animales gozarán de un período de 3 años para cambiar el enfoque de sus negocios o cerrarlos. Además, se especifica que se exigirá a los gobiernos locales para que brinden apoyo a los propietarios de las empresas con el fin de que estos hagan una transición “estable” a otras empresas. Por lo que el consumo de carne de perro será sancionado por las autoridades surcoreanas hasta el año 2027.

Tras la aprobación por parte del parlamento de Corea del Sur, el proyecto de ley se dirige al presidente Yoon Suuk Yeol para su aprobación final y que pueda decretarse como una ley oficial. El proyecto fue propuesto tanto por el partido de Yoon Suk Yeol, como por el principal partido de oposición. Además, recibió el visto bueno por parte de la Primera Dama Kim Keon Hee, quien tiene varios caninos como mascotas. La nación de Corea del Sur, al igual que en algunas regiones de Vietnam y del sur de China, cuentan una fuerte historia relacionada al consumo de carne de perro. En el país asiático la carne de estos animales se considera como un alimento que podía ayudar a las personas a combatir el calor durante la época del verano, así como una fuente de proteínas barata y fácil de conseguir en una época en que los porcentajes de pobreza eran bastante altos.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Asuntos Rurales surcoreanos, existen alrededor de 1,100 granjas que se dedican a la crianza de perros con fines alimentarios y un aproximado de medio millón de perros que se encuentran en estas granjas. Estas prácticas han sido un foco de críticas en los últimos años, principalmente por activistas por los derechos de los animales que se han mantenido a la vanguardia. Grupos internacionales de derechos humanos como Humane Society Internacional (HSI) han realizado tareas de rescate de caninos de granjas de Corea del Sur para reubicarlos en otros países. Los consumidores de carne de perro también han disminuido en gran medida. La gente que continúa ingiriendo productos hechos a base de perros suelen ser mayores de edad.

En el 2022 Gallup Corea realizó una encuesta donde se determinó que el 64% de la muestra estaba en contra del consumo de carne de perro. Además, otro dato importante fue que solo el 8% de los encuestados había ingerido productos a base de perro. Cabe destacar que entre los años 2005 y 2014, el número de restaurantes que comercializaban platillos con perro en Seúl, cayó en un 40% debido a la considerable disminución en la demanda por parte de los consumidores. El director de campaña para la prohibición de la carne de estos animales en HSI Corea, Lee Sang-kyung, expresó que “Nuestra percepción sobre el consumo de carne de perro y de los animales en general ha ido cambiando en las últimas décadas. Alguna vez fue popular cuando nuestros recursos alimentarios eran escasos, como durante la Guerra de Corea, pero a medida que la economía se desarrolla y la percepción de la gente hacia los animales y nuestro consumo de alimentos, nuestras elecciones de alimentos y otras cosas cambian, entonces creo que es el momento adecuado para adaptarse a los tiempos”.

Pero no todo ha sido apoyo para este proyecto de ley en Corea del Sur, puesto que ha enfrentado una fuerte resistencia por parte de los criadores y dueños de negocios que comercializan la carne de perro y que argumentan que la ley afectará seriamente sus medios de vida y tradiciones. En el mes de noviembre del 2023, decenas de personas que se dedican a la crianza de perros se aglomeraron frente a la oficina presidencial en Seúl. Esto con el fin de protestar en contra de dicho proyecto de ley. En el lugar se realizaron múltiples enfrentamientos entre los agricultores y la policía, donde se registraron varios detenidos.

Alessandro Guirola

Alessandro Guirola

Deje su comentario