Canal Antigua

Somos información

Así es como el cuerpo pierde «la forma»

5 minutos de lectura

Poner en forma el cuerpo no es fácil. Pero después de todo ese arduo trabajo, ¿cuánto tiempo lo mantenemos realmente? Resulta que, incluso con el gran esfuerzo que dedicamos al entrenamiento, tomarse un tiempo de descanso puede significar perder la forma mucho más rápido de lo que tardamos en adquirirla.

Para entender cómo el cuerpo pierde la forma, primero tenemos que entender cómo nos ponemos en forma. La clave para ponerse en forma, tanto si se trata de mejorar la aptitud cardiovascular como la fuerza muscular, es superar la «carga habitual».

Esto significa hacer más de lo que nuestro cuerpo está acostumbrado. El estrés que esto supone para nuestro cuerpo hace que nos adaptemos y seamos más tolerantes, lo que nos lleva a un mayor nivel de fitness.

El tiempo que se necesita para ponerse en forma depende de varios factores, como el nivel físico, la edad, la intensidad del ejercicio e incluso el entorno. Pero algunos estudios indican que incluso seis sesiones de entrenamiento a intervalos pueden aumentar el consumo máximo de oxígeno (V02 máx.), una medida de la condición física general, y mejorar la eficacia de nuestro cuerpo para abastecerse de combustible utilizando el azúcar almacenado en nuestras células durante el ejercicio.

En el caso del entrenamiento de fuerza, se puede observar un aumento de la fuerza muscular en tan solo dos semanas, pero los cambios en el tamaño de los músculos no se verán hasta las 8 o 12 semanas.

Aptitud cardiovascular

Cuando dejamos de entrenar, la rapidez con la que perdemos la forma física también depende de muchos factores, incluido el tipo de forma física de la que hablamos (como la fuerza o la condición cardiovascular).

Como ejemplo, consideremos a un corredor de maratón, que está en plena forma atlética y puede correr un maratón en dos horas y 30 minutos. Esta persona pasa de cinco a seis días a la semana entrenando, corriendo un total de 90 kilómetros. También ha pasado los últimos 15 años desarrollando este nivel de forma física.

Ahora supongamos que dejó de entrenar por completo. Como el cuerpo ya no tiene las tensiones del entrenamiento que lo obligan a mantenerse en forma, el corredor empezará a perder su forma física en pocas semanas.

La aptitud cardiorrespiratoria, indicada por el V02 máximo (la cantidad de oxígeno que una persona puede utilizar durante el ejercicio), disminuirá alrededor del 10% en las primeras cuatro semanas después de que una persona deje de entrenar. Este ritmo de descenso continúa, pero a un ritmo más lento durante períodos más largos.

Curiosamente, aunque los atletas altamente entrenados, como nuestro corredor de maratón, registran un fuerte descenso del V02 máximo en las primeras cuatro semanas, este descenso acaba por estabilizarse y, de hecho, mantienen un V02 superior al de una persona promedio.

Pero para la persona promedio, el V02 máximo cae bruscamente, volviendo a los niveles previos al entrenamiento, en menos de ocho semanas.

La razón por la que el V02 máx. disminuye se debe a la reducción de los volúmenes de sangre y plasma, que se disminuyen hasta en un 12% en las primeras cuatro semanas después de que una persona deja de entrenar. El volumen plasmático y sanguíneo disminuye debido a la falta de tensión que se ejerce sobre nuestro corazón y nuestros músculos.

El volumen plasmático puede incluso disminuir alrededor de un 5% en las primeras 48 horas después de dejar de entrenar. El efecto de la disminución del volumen sanguíneo y plasmático hace que se bombee menos sangre por el cuerpo en cada latido del corazón. Pero estos niveles solo descienden al punto de partida, lo que significa que no empeoramos.

Por supuesto, la mayoría de nosotros no somos corredores de maratón, y tampoco somos inmunes a estos efectos. En cuanto dejemos de hacer ejercicio, el cuerpo empezará a perder estas adaptaciones cardiovasculares clave a un ritmo muy similar al de los atletas altamente entrenados.

Entrenamiento de fuerza

En cuanto a la fuerza, las pruebas demuestran que, en la persona promedio, 12 semanas sin entrenar provocan una disminución significativa de la cantidad de peso que podemos levantar. Afortunadamente, las investigaciones demuestran que se mantiene parte de la fuerza que se ganó antes de dejar de entrenar. Lo que resulta intrigante es que, a pesar de la importante disminución de la fuerza, existe una mínima disminución del tamaño de las fibras musculares.

La razón por la que perdemos fuerza muscular tiene que ver, en gran medida, con el hecho de que ya no estamos sometiendo a nuestros músculos a estrés. Por lo tanto, cuando ya no estamos trabajando nuestros músculos con fuerza, estos se vuelven «perezosos», lo que hace que el número de nuestras fibras musculares disminuya, y que se empleen menos músculos durante una actividad. Esto, en última instancia, hace que seamos menos capaces de levantar las cargas pesadas que solíamos levantar.

El número de fibras musculares utilizadas durante el ejercicio disminuye alrededor de un 13% tras dos semanas sin entrenamiento, aunque esto no parece ir acompañado de una disminución de la fuerza muscular. Esto implica que las pérdidas observadas en los periodos más largos de «desentrenamiento» son una combinación tanto de esta disminución inicial del número de fibras musculares que utilizamos como de la disminución más lenta de la masa muscular.

En el caso de una persona que va al gimnasio y levanta pesas, experimentará un descenso en el tamaño de sus músculos y, con el tiempo, le resultará más difícil levantar cargas pesadas al tener menos fibras musculares en funcionamiento.

Así que, incluso después de todo ese esfuerzo por ponernos en forma, empezamos a perder la capacidad cardiovascular y la fuerza a las 48 horas de dejar de hacerlo. Pero no empezamos a notar estos efectos hasta pasadas dos o tres semanas en el caso de la aptitud cardiovascular y entre 6 y 10 semanas en el caso de la fuerza. Los índices de «desentrenamiento» son similares para hombres y mujeres, e incluso para los atletas de mayor edad. Pero cuanto más en forma estés, más lentamente perderás lo ganado.

 

*Con información de CNÑ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *